Violencia de género, toda agresión de un hombre a una mujer en España

El Tribunal Supremo de España determinó que incluso en una pelea mutua iniciada por ella es considerada violencia de género

Se busca eliminar la violencia de género. FOTO: CUARTOSCURO
Se busca eliminar la violencia de género. FOTO: CUARTOSCURO

La igualdad de género, un principio que estipula que hombres y mujeres son iguales ante la ley, quedó en duda en España, luego que el Tribunal Supremo dejó claro que cualquier agresión de un hombre a una mujer (pareja o expareja) es violencia de género, incluso en una pelea mutua iniciada por ella.

El Tribunal Supremo adoptó la víspera un acuerdo de pleno que fija doctrina y criterios en torno a la violencia de género, a raíz del caso de una pareja que se agredió mutuamente en Zaragoza.

A partir de ahora los actos de violencia que ejerce el hombre sobre la mujer en ocasión de una relación afectiva de pareja constituyen actos de poder y superioridad frente a ella con independencia de cuál sea la motivación o la intencionalidad.

Incluso si la agresión es mutua o que no se percibe ningún elemento que revele que la violencia se produce por el hecho de ser mujer.

Sin necesidad de lesiones, cualquier agresión de un hombre a una mujer en la relación de pareja o expareja es hecho constitutivo de violencia de género, según fuentes del tribunal.

Este fallo fue discutido por los 14 miembros del Tribunal, donde cuatro de ellos votaron en contra y señalaron que con esta decisión se pierde la oportunidad de interpretar y aplicar la protección a la mujer contra la violencia de género, evitando extender el trato desigual al hombre y la mujer.

La pelea de la pareja en Zaragoza tuvo un nivel de igualdad, en el que los dos seres humanos, con independencia de los roles personales y sociales que cada uno pueda atribuir al otro, se enfrentan hasta llegar a la agresión física, por una discrepancia sobre un aspecto intrascendente de su vida, sin superioridad inicial.

Los hechos ocurrieron afuera de una discoteca en Zaragoza, cuando una pareja –con un hijo- se enfrascó en una discusión y terminaron en los golpes. Él ya quería regresar a casa, ella quería quedarse. Ninguno de los dos denunció agresión alguna, sino que fue un policía quien interpuso la denuncia tras presenciar los hechos.

El caso fue tramitado en el Juzgado de lo Penal 8 de Zaragoza, donde se decidió absolver a ambos, al no quedar acreditada la intención de dominación o machismo y que los hechos no eran constitutivos de actos de violencia de género. Sin embargo el ministerio fiscal presentó recurso y el proceso pasó a la Audiencia Provincial.

 

Con información de Notimex

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeLa noche del viernes, cientos de mamás protestaron contra la represión de la que fueron víctimas sus hijos en Hong Kong. Foto: AP y AFP

En pausa, el proyecto de extradición