Vacila con cierre del gobierno

El "shutdown" se encamina a ser el más largo de la historia de EU

El gobierno estadounidense acusó a Irak de planear ataques
El gobierno estadounidense acusó a Irak de planear ataques "inminentes" en la región. Foto: Especial

WASHINGTON. El presidente Donald Trump pareció dar marcha atrás ante una inminente declaración de emergencia que le permitiría distraer fondos gubernamentales para financiar su propuesto muro fronterizo.

No será tan rápido, dijo Trump, mientras el cierre parcial del gobierno, provocado por su desacuerdo con el Congreso, cumplía ayer 20 días y rebasará este fin de semana todos los cierres anteriores.

Unos 800 mil empleados federales están literalmente suspendidos por el cierre iniciado el 22 de diciembre y no han recibido sus pagos salariales.

Trump se encuentra en un impasse con la oposición demócrata, que se opone a la construcción del muro, y en otras ocasiones ha demandado una solución al problema de los migrantes indocumentados, en especial los soñadores y los grupos bajo protección temporal —sobre todo salvadoreños y guatemaltecos—.

En los últimos días, Trump dijo varias veces que buscaría la declaración de emergencia nacional, si no puede llegar a un acuerdo para la inclusión de 5,700 millones de dólares en fondos para el muro en el presupuesto.

La declaración le permitiría en principio extraer de otras cuentas gubernamentales el dinero necesario para el proyecto, pero también propiciaría desafíos legales y acusaciones de autoritarismo.

 

Lo que no buscamos hacer ahora es (una) emergencia nacional, dijo Trump.

El aparente cambio de opinión se produjo luego de que la idea de invocar la Ley de Emergencia Nacional de 1976 generó una creciente resistencia entre los aliados republicanos en el Capitolio.

De hecho, de acuerdo con la publicación especializada politico.com, los integrantes del grupo legislativo ultraconservador consejo de la libertad, vinculado con los partidos del té, expresaron sus reservas sobre el proyecto ante sus posibles consecuencias legales y políticas.

Otros expresaron su preocupación por la idea de que para obtener recursos el mandatario recurriría a los fondos destinados para emergencias nacionales como en caso de huracanes o desastres naturales.

El problema se convirtió ya en uno de impacto humano, ante la falta de pago para miles de empleados que no pueden pagar rentas o cuentas mensuales.

Hasta ahora los efectos más visibles se ven en los aeropuertos, donde personal de seguridad —sobre todo a cargo de revisiones de documentos y equipajes de entrada o salida— trabaja sin sueldo o se ha declarado enfermo.

La Cámara de Representantes aprobó ayer una ley, ya aprobada por el Senado, para garantizar que los funcionarios cobren con carácter retroactivo el salario una vez termine el shutdown. Ahora le corresponde al presidente promulgar el texto.

¿CÓMO AFECTA?

  • El shutdown entorpece a departamentos como los de Seguridad Nacional, Justicia y Transporte.
  • Una terminal del aeropuerto de Miami cerrará intermitentemente hasta el lunes por falta de personal.
  • Servicios como recolección de basura y administración de parques nacionales están suspendidos.
  • Un empleado federal común suele ganar 37 dólares la hora, que se traduce a 1,480 dólares a la semana.
  • Ayer, empleados federales recibieron talones de pago con sólo ceros, ante el cierre del gobierno.

 

Por  JOSÉ CARREÑO FIGUERAS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeLa noche del viernes, cientos de mamás protestaron contra la represión de la que fueron víctimas sus hijos en Hong Kong. Foto: AP y AFP

En pausa, el proyecto de extradición