Un muerto, en protestas por gasolizano francés

Unas 283 mil personas marcharon ayer contra Emmanuel Macron y el aumento a los combustibles

ENOJO. Manifestantes
se enfrentaron a policías. Foto: AFP
ENOJO. Manifestantes se enfrentaron a policías. Foto: AFP

PARÍS. Francia vivió ayer una jornada violenta que dejó al menos un muerto y 227 heridos en el macro de las protestas que se realizaron en todo el país en rechazo al alza en el precio del combustible, la caída del poder adquisitivo y contra el presidente Emmanuel Macron.

El movimiento de los chalecos amarillos congregó a unas 283 mil personas en unas dos mil concentraciones. Al caer la noche, más de 200 retenes de manifestantes no habían sido aún levantados.

Una mujer mayor murió en los Alpes, en el transcurso de una protesta, tras ser arrollada por una conductora que entró en pánico después de que los manifestantes golpearan su coche.

En el norte, un peatón también fue atropellado y se encuentra en situación de urgencia absoluta. De los 227 heridos, se reportan seis en estado grave.

Los chalecos amarillos —en referencia a las prendas fosforescentes que debe utilizar todo automovilista en caso de incidente en una carretera para tener una mayor visibilidad— protestan contra el alza del precio de los combustibles decidida por el gobierno, que instauró nuevas tasas con fines ecológicos, pero también contra la política injusta del gobierno, que limitaría, según ellos, el poder adquisitivo.

El Ministerio de Interior estimó que se hubo más dos mil protestas en todo el país. Las cifras oficiales fueron fuertemente contestadas. Guillaume Peltier, vicepresidente de Los Republicanos (derecha), denunció una manipulación de las cifras para minimizar el enorme enfado popular.

Por su parte, Jean-Luc Mélenchon, líder de la izquierda radical, invitó a los participantes a publicar fotos de las concentraciones para mostrar el número de manifestantes.

 

Estamos aquí, somos el pueblo. Nosotros, los obreros, ya no podemos vivir, lanzó Evelyne Raliere Binet, que bloqueó una carretera en Jura (este), donde una pancarta llevaba la inscripción SOS de una nación en peligro.

En París, la célebre avenida de los Campos Elíseos quedó parcialmente cerrada por la policía para evitar que los manifestantes pudiesen marchar por ella como pretendían.

El miércoles, el gobierno anunció un alza de las ayudas para los hogares con ingresos más modestos destinadas a cambiar los modelos de coches viejos por más modernos y pagar las facturas energéticas.

El mismo día, el presidente Emmanuel Macron pronunciaba un inédito mea culpa, al admitir que no había conseguido reconciliar al pueblo francés con sus dirigentes, una de su promesas de la campaña.

 

Por AFP Y EFE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeINVESTIGADORES: Estamos seguros de que
detectamos un agujero negro. Foto: NASA

Estrella es absorbida en agujero