Un lobby gay ahoga a Francisco

Un grupo de clérigos homosexuales han creado un frente en contra del papa y operan para encubrir todos sus actos

El
Papa pasó
revista ayer
a la guardia
de honor,
durante la
ceremonia de
bienvenida
en el Palacio
Presidencial
de Estonia. FOTO: AP
El Papa pasó revista ayer a la guardia de honor, durante la ceremonia de bienvenida en el Palacio Presidencial de Estonia. FOTO: AP

Un no reconocido lobby gay encabeza junto con grupos ultraconservadores una guerra civil en el Vaticano contra el papa Francisco, en medio de una grave crisis en al Iglesia católica, debido a un rebrote de acusaciones sobre abusos sexuales por parte de sus clérigos en todo el mundo.

Pero ¿quién o qué es el lobby gay? De acuerdo con la teóloga Janet Smith, se trata de un grupo de homosexuales activos que se protegen entre ellos para tomar el control de las diócesis.

Y así muchos llegan a puestos de poder desde donde pueden ejercer presiones contra los muchos curas que no están de acuerdo con su forma de vida y les boicotean, destacó la teóloga en una reciente entrevista.

Smith explicó que los integrantes del lobby gay después de colocarse en puestos clave ayudan a los suyos a llegar más lejos en la jerarquía eclesiástica. Este tipo de gente son homosexuales con sotana.

Muchos de ellos se aprovechan de los seminaristas, de los curas jóvenes o de cualquier chico que se acerque a las parroquias. Son depredadores que abusan de su situación de poder para obligar a otros miembros de la Iglesia a mantener relaciones con ellos, destacó.

En este sentido, el analista estadounidense, Jim Russell, destacó en uno de sus artículos, que mucho se escribe sobre el lobby gay, pero todavía no he encontrado a nadie con una tarjeta de identidad en el Vaticano como homosexual.

Aunque al mismo tiempo, Russell, considera que ese llamado lobby gay se ha convertido de manera indiscutible en el mayor problema para el papado de Francisco.

Su antecesor, Benedicto XVI, ya como papa emérito, reveló en su libro Últimas Conversaciones; la existencia de ese lobby gay, que refiere tiene tentáculos en casi toda la Iglesia y la mantiene en una agonía permanente.

El exjerarca de la Iglesia católica señala que la guerra de baja intensidad contra Francisco también se le atribuye a ese lobby gay, que bajo un plan de encubrimiento e impulso se acomoda en lugares clave para seguir ejerciendo su poder.

Y es que Francisco decidió dar continuidad a lo iniciado por su antecesor, quien comenzó una limpieza a las prácticas corruptas de Banco Vaticano, a los abusos sexuales y contra los altos niveles de homosexualismo activo.

Desde que llegó el argentino Jorge Mario Bergoglio –en 2013– a la máxima jerarquía de Iglesia católica, recibió también ataques por parte de grupos ultraconservadores, sobre todo de Estados Unidos.

El retirado arzobispo Carlo Maria Viganò, es quien encabeza la nueva ofensiva contra Francisco, el pasado 22 de agosto, solicitó su renuncia al argumentar –en un documento de 11 páginas– que el Papa sabía desde 2013, tres meses antes de su elección, de los abusos sexuales que pesaban sobre el cardenal Theodore McCarrick y que sólo hasta cinco años después lo sancionó.

Se sabe que Viganò, exdiplomático vaticano, es muy crítico con el enfoque pastoral del Papa. Después de su retiro en 2016, se unió a las dubias (un bando conservador de cuatro cardenales), quienes tienen serias dudas de que el documento papal no vaya contra la doctrina asentada por los predecesores de Francisco.

Eso se adiciona a la nueva ola de denuncias sobre abusos sexuales que cruza Chile, Pensilvania (EU), Irlanda, Alemania, Holanda y da vuelta hasta España, que suman al menos 53 mil 967 nuevas denuncias por abusos sexuales, muchos de ellos datan de 1945.

El pasado abril, los sectores ultraconservadores realizaron un cónclave para apuntalar su poder en contra del Papa. Un encuentro que congregó a cardenales, obispos y responsables eclesiásticos de la ultraderecha eclesial, obsesionados con la posibilidad de que los divorciados vueltos a casar puedan comulgar, abierta por Bergoglio.

La principal conclusión de ese encuentro fue calificar de hereje a Francisco.

POR ISRAEL LÓPEZ GUTIÉRREZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeLa policía no permite las movilizaciones contra el presidente Daniel Ortega.FOTO: ESPECIAL

Ortega hace “copy paste”