Trump echa a Sessions de gabinete

Tras meses de ataques públicos, despidió al Fiscal General de EU

Jeff Sessions era considerado el pilar de la agenda migratoria de Donald Trump. AFP
Jeff Sessions era considerado el pilar de la agenda migratoria de Donald Trump. AFP

WASHINGTON. Sólo esperó a que pasaran las elecciones. Tras meses de ataques, Donald Trump finalmente removió al fiscal General de Estados Unidos, Jeff Sessions, un movimiento que podría afectar la delicada investigación sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016.

Sessions dijo que dimitió a solicitud del Presidente. A petición suya, presento mi renuncia, escribió en una carta dirigida a Trump.

Será reemplazado temporalmente por su propio jefe de personal, Matthew Whitaker, detalló el mandatario, quien dijo que después se anunciará el nombre del reemplazo permanente, quien no tendrá problemas para que el Senado lo confirme, gracias a la mayoría ampliada que los republicanos tendrán en la Cámara alta.

Ahora Whitaker se encargará de supervisar la investigación de Robert Mueller sobre la posible colusión de Rusia y la campaña de Trump para perjudicar a Hillary Clinton en las elecciones de 2016. Anteriormente, Rod Rosenstein, fiscal general adjunto estaba supervisando la investigación porque Sessions se había negado a hacerlo.

El titular de la Casa Blanca tenía desde hace meses una relación tensa con Sessions, a quien recriminaba por haberse recusado en la pesquisa de Mueller.

La investigación se ha ampliado para examinar los posibles intentos por parte de Trump de obstruir la pesquisa, lo que, de probarse, podría conducirlo a juicio político.

Sessions anunció oficialmente el 2 de marzo de 2017 que no supervisaría o participaría en la investigación sobre Rusia, causando el malestar de Trump.

El mandatario lanzó implacables ataques contra Sessions, aun cuando el republicano de Alabama fue el primer senador de Estados Unidos en apoyar las aspiraciones de Trump, y a pesar de que su agenda para luchar contra el crimen y las prioridades —sobre todo sus duras políticas de control inmigratorio— eran muy similares a las del Presidente.

En ataques a través de Twitter, en persona y entrevistas, Trump decía que Sessions era débil y atribulado, se quejaba de que no fuera más agresivo hacia las acusaciones de corrupción contra su rival demócrata Hillary Clinton y dijo que era una desgracia que Sessions no fuera más serio.

Reportes de prensa indicaron que Trump pidió la renuncia la mañana de ayer, aunque el mandatario evitó hacer la menor referencia al respecto en su conferencia de prensa.

 

AFP Y AP

jrr

¿Te gustó este contenido?