Tres muertos en Virginia por disturbios de ultraderechistas

Cientos de personas se enfrentaron en la ciudad de Charlottesville en el marco de un acto por la "supremacía blanca", al que acudieron hombres armados

FOTO: AFP
FOTO: AFP
Netlog

 

Tres personas murieron este sábado en enfrentamientos entre manifestantes supremacistas blancos y contra-manifestantes, informó el alcalde de Charlottesville, Virginia.

Tengo el corazón destrozado por que se haya perdido una vida aquí, escribió el alcalde Mike Signer en Twitter.

Exhorto a toda la gente de buena voluntad a que se vaya a casa y se aleje de las manifestaciones.

También el presidente estadounidense, Donald Trump, repudió los disturbios.

Condenamos en los términos más firmes posibles esta exhibición atroz de odio, fanatismo y violencia, dijo el mandatario a la prensa desde Bedminster, Nueva Jersey, donde está de vacaciones.

Decretan estado de emergencia

El gobernador del estado de Virginia, Estados Unidos, declaró este sábado el estado de emergencia luego de que cientos de personas se enfrentaron en la ciudad de Charlottesville en el marco de un acto nacionalista blanco que se esperaba que atrajera un máximo de 6,000 personas.

Manifestantes de ambos bandos gritaban insultos y consignas, lanzaban golpes y botellas de agua unos a otros el sábado por la mañana. Hombres con ropa de camuflaje portaban abiertamente armas largas y escudos.

El gobernador Terry McAuliffe tuiteó que tomó la decisión de declarar el estado de emergencia a fin de ayudar al estado a dar respuesta a la violencia durante la manifestación en Charlottesville, a unos 100 kilómetros de Washington DC. Policías con equipos antidisturbios ordenaron a la gente que se dispersara después de los enfrentamientos violentos y caóticos entre nacionalistas blancos y contramanifestantes.

Es la confrontación más reciente en la ciudad desde que a principios de año votó a favor de retirar una estatua del general de la confederación Robert E. Lee de un parque del centro de la ciudad.

El bloguero de ultraderecha Jason Kessler convocó a un acto pro blanco en protesta por la decisión del municipio de retirar la estatua del general de los llamados Estados Confederados de América, que se separaron del resto de la unión entre 1861 y 1865. Algunos ven al general y su estatua como un símbolo de racismo, intolerancia y esclavitud.

También hubo peleas el viernes por la noche cuando cientos de nacionalistas blancos realizaron una marcha con antorchas a través del campus de la Universidad de Virginia. Un vocero de la universidad dijo que una persona fue arrestada y varias sufrieron heridas.

La residente Colleen Cook, de 26 años, fue una de las personas que acudieron a una acera para pedir a gritos a los nacionalistas blancos que regresaran a sus casas. Cook, una maestra que asistió a la Universidad de Virginia, dijo que envió a su hijo, que es negro, fuera de la ciudad durante el fin de semana. No es así como debería crecer, explicó.

En el bando contrario, Cliff Erickson dijo que retirar la estatua equivale a borrar parte de la historia del país y que los contramanifestantes están más locos que los de alt-right (derecha alternativa), en alusión al movimiento de algunos ciertos supremacistas y nacionalistas blancos para referirse a sí mismos y a su ideología. Ambos bandos esperan una confrontación, añadió.

 

Un auto arrolla a un grupo de personas tras marcha supremacista

Un auto irrumpió hoy contra un grupo de personas en Charlottesville donde se han producido choques violentos por una marcha de blancos supremacistas, y dejó varios heridos de diversa gravedad, informaron los medios estadounidenses.

Las autoridades han confirmado el arrollamiento, pero no han ofrecido por ahora detalles acerca del motivo, responsable y cifra de heridos.

El suceso ocurrió cerca de las 13.00 hora local poco después de que el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, declarara el estado de emergencia en la ciudad, y de que el presidente estadounidense, Donald Trump, condenara todo lo que representa el odio.

Múltiples heridos tras colisión de varios vehículos. Varios peatones golpeados, indicaron las autoridades locales en la cuenta de Twitter de la ciudad de Charlottesville.

La polémica marcha Unir a la derecha se organizó en protesta por la retirada de una estatua homenaje al general confederado Robert E. Lee, quien lideró a las fuerzas sureñas durante la Guerra Civil estadounidense, y que ya generó choques violentos ayer entre participantes y opositores.

La manifestación ha sido descrita como el mayor encuentro de odio de su clase en décadas en EE.UU., según el Southern Poverty Law Center, un grupo que investiga a los que fomentan la violencia racial.

El matrimonio Trump reacciona

El presidente estadounidense, Donald Trump, se pronunció sobre estos episodios a través de Twitter, llamando a la unidad. Todos debemos estar unidos y condenar todo lo que el odio representa, escribió. No hay lugar para este tipo de violencia en Estados Unidos. ¡Vayamos juntos como uno!

También la primera dama, Melania Trump, condenó el sectarismo. Nada bueno sale de la violencia, tuiteó desde su cuenta.

Ante la situación de violencia en la ciudad, el gobernador demócrata de Virginia, Terry McAuliffe, declaró el estado de emergencia, una medida que le permite movilizar una mayor cantidad de medios policiales.

Algunos manifestantes, que apoyan la supremacía de la raza blanca, llegaron enarbolando banderas confederadas, un símbolo considerado racista por buena parte de los estadounidenses.

McAuliffe había exhortado el viernes a los habitantes de la ciudad a que no asistieran a la manifestación, por la cual un destacamento de la Guardia Nacional había sido puesto en estado de alerta.

Las numerosas personas esperadas (el sábado) en Charlottesville quieren expresar ideas consideradas por mucha gente, incluido yo mismo, como abyectas. Mientras lo hagan pacíficamente, están en su derecho, señaló el gobernador, quien había ordenado a las fuerzas del orden actuar rápidamente y de forma decisiva en caso de que hubiera actos de violencia.

Las autoridades temían que miles de militantes nacionalistas y militantes antifascistas se enfrentaran durante esta manifestación promovida por la extrema derecha.

 

Con información de AP, EFE y AFP

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso