Totó Riina, el capo de capos de la mafia siciliana, muere a los 87 años

Luego de 5 días en coma en un hospital de Parma, Totó Riina falleció dejando un legado de múltiples asesinatos en la época más sanguinaria de la mafia

Luego de 5 días en coma en un hospital de Parma, Toto Riina falleció dejando un legado de múltiples asesinatos en la época más sanguinaria de la mafia
FOTO REUTERS

Salvatore Totó Riina, el ex jefe supremo de Cosa Nostra, la mafia siciliana, ha muerto esta madrugada en el área para detenidos de un hospital de Parma (norte) a los 87 años, informaron los medios italianos.

Riina, que falleció a las 3.37 hora local, había pasado los últimos cinco días en coma, tras ser intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones, según el diario La Repubblica.

El que fuera capo de capos de la mafia estaba condenado a 26 cadenas perpetuas por los múltiples asesinatos que ordenó, entre ellos el de los magistrados Giovanni Falcone y Paolo Borselino en 1992.

En julio pasado, el Tribunal de Vigilancia Penitenciaria de Bolonia (norte) negó su excarcelación, después de que el Tribunal Supremo pidiera que se estudiara su situación por el deterioro de su salud, con importantes problemas cardíacos y renales y parkinson, según sus abogados.

El ministro de Justicia italiano, Andrea Orlando, autorizó anoche la visita al hospital de tres de sus hijos, otro se encuentra encarcelado también por delitos de mafia, y de su mujer Ninetta Bagarella.

Riina (Corleone, 1930), conocido también como la Belva (La bestia), se encontraba detenido desde 1993 como consecuencia de los más de cien asesinatos que cometió con sus propias manos y otros tantos que ordenó.

Durante todos estos años, los investigadores aseguran que a pesar de estar bajo el régimen carcelario 41-bis, el más duro y con mayor aislamiento, Riina seguía tejiendo los hilos de Cosa Nostra.

El jefe de jefes y capo de la familia de los Corleoneses fue el protagonista de la época más sanguinaria de la mafia siciliana y nunca se arrepintió de sus crímenes.

En todos los juicios que apareció nunca hizo alguna revelación sobre las actividades ilegales de la mafia o sobre los atentados contra los jueces Paolo Borsellino y Giovanni Falcone en 1992.

Sus últimas apariciones habían sido en videoconferencia para declarar en el juicio que pretende aclarar si el Estado emprendió una negociación con la mafia siciliana (la Cosa Nostra) en la década de los noventa del siglo XX para parar la violencia.

Riina muere sin desvelar los detalles de esta presunta negociación y otros secretos que han marcado la historia de Italia.

Incluso en los últimos años, desde la cárcel de Parma, donde estaba recluido antes de que su salud empeorara y fuera trasladado a un hospital de esta ciudad, se permitía continuar amenazando a magistrados como el fiscal de Palermo, Antonino Di Matteo.

Las amenazas a Di Matteo y otra serie de revelaciones mientras dialoga con otro detenido, también perteneciente al crimen organizado, fueron grabadas por las cámaras de seguridad durante un paseo en el patio de la cárcel.

EFE

¿Te gustó este contenido?