¿Supo México que matarían a Kennedy?

Los nuevos documentos sobre la muerte de JFK pueden atraer la investigación al país

AP.
AP.

¿Qué hizo y qué sabía el gobierno mexicano sobre el viaje de Lee Harvey Oswald a la Ciudad de México en septiembre de 1963?

La idea de que documentos secretos del gobierno estadounidense a ser publicados mañana puedan arrojar luz sobre lo que sabían o lo que hicieron tanto el gobierno mexicano como la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y otras organizaciones de espionaje, están en el centro de las especulaciones y quizá de ansiedad de historiadores y teóricos de la conspiración.

Muchos de ellos, ponen el viaje de Lee Harvey Oswald a México en un lugar prominente de las especulaciones.

Siempre he visto el viaje de Oswald a Ciudad de México como el capítulo escindido del asesinato de Kennedy, comentó Philip Shenon, periodista y escritor, autor del libro A Cruel and Shocking Act (Un Acto Cruel e Impactante), durante una conversación con El Heraldo de México.

El señalamiento de Shenon es compartido por muchos otros interesados en el asesinato ocurrido en Dallas el 23 de noviembre de 1963, y que desde entonces ha permanecido en el imaginario popular como uno lleno de misterios y preguntas sin resolver.

Muchos esperan que los reportes de las organizaciones estadounidenses de espionaje, en concreto de la CIA, arrojen luz sobre lo que hizo o dejó de hacer Oswald en ese viaje, dos meses antes del atentado.

De acuerdo con múltiples reportes de la época y posteriores, Oswald buscó contactar a las embajadas de la Unión Soviética y de Cuba, que según testimonios diversos se hallaban bajo una pesada vigilancia tanto de las autoridades mexicanas como de la CIA.

Gerald Posner, otro autor que ha escrito sobre el asesinato, opinó recientemente que los informes de la CIA podrían ser vergonzosos para prominentes mexicanos que puedieron haber proporcionado información a esa y otras agencias estadounidenses en los días previos y posteriores al asesinato.

Puede que no haya secretos profundos y oscuros allí, pero el lanzamiento podría ser vergonzoso para las personas que estuvieron involucradas, dijo Posner, al diario USA Today. Posner es autor del libro Case Closed (Caso Cerrado), que determinó que Oswald actuó solo al matar a Kennedy.

El propio Posner recordó que en década de 1960, la Ciudad de México fue una mezcla de intriga donde todos estaban espiando a los demás.

En la charla con El Heraldo de México, Shenon precisó que un índice de los archivos secretos muestra que muchos de ellos involucran a la Ciudad de México, específicamente las actividades de la estación de la CIA en la capital mexicana, que tuvieron a Oswald bajo una agresiva vigilancia cuando visitó México unas semanas antes del asesinato.

¿Qué más sabía la estación de la CIA? ¿Es posible que esa Agencia supiera que Oswald estaba hablando abiertamente en la Ciudad de México de que tenía la intención de matar a JFK y no alertó a Washington? Otro archivo del FBI, de junio de 1964 y previamente publicado, muestra que Oswald habló abiertamente de matar a Kennedy cuando visitó el consulado cubano en la Ciudad de México, dijo.

De acuerdo con Posner, entre los informantes mexicanos puede haber personas que estaban informando a la CIA en ese momento que se han trasladado a carreras en política y negocios, y la revelación que estaban informando les resultará embarazoso.

Con todo, 55 años después parece un poco difícil que aún haya muchos de esos presuntos colaboradores aún activos en carreras de cualquier tipo.

De hecho, Shenon consignó que de acuerdo con documentos ya divulgados, había una activa cooperación entre el jefe de estación de la CIA en México, Winston Scott, y altos funcionarios del gobierno mexicano. ¿Qué más supo el gobierno mexicano sobre la visita de Oswald? se preguntó.

Pero pese a la esperada divulgación de millares de documentos en tres mil carpetas sobre la investigación oficial, muchos de ellos secretos, nadie espera que los misterios, reales o percibidos sobre al magnicidio, queden despejados.

Pienso que habrá sorpresas, comentó Shenon, quien pasó años como reportero de The New York Times, pero al mismo tiempo tiene confianza en que los nuevos documentos resuelvan dudas.

LEE: Trump da visto bueno para que los archivos del asesinato de Kennedy se revelen

De hecho, consideró que aclararán algunas cosas y originarán nuevas teorías, especialmente si el gobierno a fin de cuentas decide mantener en secreto algunos de los documentos, como pretende la CIA.

Los informes pueden clarificar la evidencia sobre las teorías individuales que involucran el asesinato. Pero sospecho que también alimentarán más teorías, especialmente si (Donald) Trump retiene algunos de los documentos, lo cual puede hacer, señaló Shenon.

Pero el mismo presidente Trump señaló la semana pasada que buscaría liberar todos los documentos, en interés de la transparencia

 

Por José Carreño

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeFOTO: Reuters

Cacería de líderes sociales