Sube a 22 los muertos de ataque en Manchester

La policía informó que entre los muertos se encuentran menores, además de que transportó a hospitales a 59 personas heridas

Reuters
Reuters

Al menos 22 personas murieron y docenas resultaron heridas por una explosión que golpeó este lunes por la noche un concierto de Ariana Grande en el norte de Inglaterra, y que ya está siendo investigado como un ataque terrorista, explicó la policía el martes.

Las autoridades creen que una persona perpetró el ataque del Manchester Arena, pero siguen intentando determinar si actuó en solitario o recibió ayuda, explicó el jefe de la policía, Ian Hopkins.

El posible suicida habría muerto tras activar una bomba casera al final del recital, agregó el funcionario sin ofrecer más información sobre el supuesto autor del ataque.

Entre las víctimas había menores, agregó la policía. El servicio de ambulancias del noroeste del país dijo haber trasladado a 59 personas hasta hospitales y señaló que varios heridos que podían caminar habían sido atendidos en el lugar.

Autos de policía, equipos de expertos en explosivos y 60 ambulancias acudieron al lugar al hacerse evidente la escala de la matanza. Unos 400 agentes se movilizaron durante la noche para colaborar en la investigación.

Gestionamos esto como un incidente terrorista hasta que tengamos información en otro sentido, dijo Ian Hopkins, jefe de la policía de la región de Manchester.

Hubo escenas de pánico tras la explosión, que ocurrió en torno a las 22:30, hora local (2130 GMT), cuando Grande ponía fin al concierto, dentro de su gira Dangerous Woman.

Grande, que no resultó herida, tuiteó horas más tarde: Rota. Desde el fondo de mi corazón, lo siento tanto, tanto. No tengo palabras.

El estadio indicó en su sitio web que la explosión se había producido fuera del recinto cuando los asistentes empezaban a marcharse. Algunos testigos dijeron que había tenido lugar en el vestíbulo del estadio justo al final del concierto.

Un testigo dijo que Grande acababa de terminar su última canción y decir Gracias, Manchester antes de salir del escenario.

El incidente desencadenó una búsqueda de seres queridos durante toda la noche, en la que los padres intentaban localizar a sus hijos adolescentes y los grupos de amigos separados tras la explosión intentaban reencontrarse.

Varios servicios de taxis se ofrecieron a llevar gratis a casa a asistentes que se habían quedado varados, y vecinos de la zona se ofrecieron a alojar a gente que no pudiera llegar a casa tras el cierre del transporte público.

Las autoridades locales dijeron que el auténtico espíritu de Manchester brillaría pese al espantoso incidente.

Twitter y Facebook se llenaron de peticiones de información sobre gente a la que no se había encontrado.

Jenny Brewster dijo que se marchaba del concierto con su hija de 11 años cuando se produjo la explosión.

Al darme la vuelta, boom, un ruido fuerte, dijo a Sky News. Un caballero dijo ‘¡corred!’, así que corrimos.

En el exterior del estadio, dijo, olía a quemado.

El nivel de alerta por amenaza terrorista en Gran Bretaña lleva varios años en severo, lo que indica que un ataques es muy probable.

Si se confirma que el suceso en Manchester fue un ataque terrorista, sería el de más víctimas mortales registrado en Gran Bretaña desde que cuatro suicidas mataron a 52 transeúntes en Londres en tres trenes del metro y un autobús en julio de 2005.

La primera ministra británica, Theresa May, dijo que el gobierno está tratando de establecer los detalles de lo que es abordado por la policía como un espantoso ataque terrorista.

May tenía previsto dirigir una reunión del comité de crisis COBRA del gobierno más tarde el martes. Ella y otros candidatos cancelaron sus actos de campaña para las elecciones generales del 8 de junio.

Por AP.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeAP

Desnudan redes de Los Zetas