¡Señora nuestra!, llamas devoran la historia

El fuego consumió dos tercios del tejado y derrumbó la aguja central; Macron prometió reconstruirla. Abren indagación

Las llamas y humo amarillo (que podría ser por el sulfato de la pintura) se propagaron rápidamente. FOTO: ESPECIAL
Las llamas y humo amarillo (que podría ser por el sulfato de la pintura) se propagaron rápidamente. FOTO: ESPECIAL

ARÍS. Cuando los revolucionarios se supieron derrotados –durante la Comuna de París en 1871–, se dedicaron a quemar todos los edificios públicos que encontraron a su paso, en especial, las iglesias. Pero la Catedral de Notre Dame se salvó.

El lunes, la historia fue diferente, marcaban las 18:50, hora local, y el techo de la catedral más emblemática de Francia y el mundo comenzaba a arder.

Esa parte del inmueble histórico estaba sometido a una restauración, pero las llamas derrumbaron, en poco más de una hora, la aguja central de 93 metros de alto, añadida en el Siglo XIX al templo medieval, provocando un grito de horror entre la muchedumbre agolpada en los puentes del Sena.

Las llamas y humo amarillo (que podría ser por el sulfato de la pintura) se propagaron rápidamente y una enorme nube de humo visible a kilómetros de distancia envolvió el monumento histórico más visitado de Europa en plena Semana Santa.

Más de 500 bomberos lucharon contra las llamas, que acabaron con al menos dos tercios de la cubierta de la catedral de más de 100 metros de longitud, conocida como El bosque.

El gobierno francés cree que la estructura de la catedral pudo haberse salvado, debido al enfriamiento registrado.

El presidente francés, Emmanuel Macron, consideró que lo peor se ha evitado en el incendio de la catedral, aunque recordó que la batalla todavía no se ha ganado totalmente y prometió reconstruir Notre Dame, todos juntos.

Macron escribió antes en Twitter que como todos nuestros compatriotas, estoy triste esta noche al ver quemarse esta parte de nosotros.

Las autoridades galas abrieron una investigación judicial por destrucción involuntaria.

La catedral de París también es conocida en el mundo entero gracias a la obra del escritor Victor Hugo El jorobado de Notre Dame, novela adaptada numerosas veces al cine, en especial por los estudios Disney.

Entre 12 y 14 millones de personas, es decir una media de 35 mil por día, visitan cada año esta obra maestra de la arquitectura gótica, situada en la île de la Cité, en el corazón del París medieval.

El Vaticano recibió con incredulidad y tristeza la noticia del terrible incendio.

Una Huella mexicana

La catedral de Notre Dame ha sido escenario de un sinfín de sucesos durante sus casi mil años de historia, algunos relacionados con México pues aquí se quitó la vida la escritora y promotora cultural Antonieta Rivas Mercado.

Fue el 11 de febrero de 1931 cuando esta intelectual entró en la catedral parisina y se disparó en el corazón, según se cree, con la pistola del político mexicano José Vasconcelos, con quien habría mantenido un romance.

Rivas Mercado (1900-1931) fue una de las principales promotoras del arte, cultura y literatura de México en los años 20 del pasado siglo, especialmente durante la última etapa de su vida.

 

 

Por REDACCIÓN DE EL HERALDO DE MÉXICO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeCONTENCIÓN. Elementos
policiacos rociaron gas
a los manifestantes.
Unas 20 corporaciones
participaron. Foto: AFP

Extremistas se enfrentan