Oootro tiroteo en Texas deja cinco muertos

Al menos cinco personas murieron y 21 más resultaron heridas por un tirador en Midland y Odessa

PRECAUCIÓN. Agentes de la Policía evacuaron a personas del cine Cinergy Odessa, luego del ataque. Foto: REUTERS
PRECAUCIÓN. Agentes de la Policía evacuaron a personas del cine Cinergy Odessa, luego del ataque. Foto: REUTERS

WASHINGTON. Un atacante, movilizado en un vehículo, mató ayer a tiros a por lo menos cinco personas e hirió a otras 21 en Midland y Odessa en el oeste de Texas, donde el presunto autor fue abatido por las autoridades, la situación sucede a tan solo 28 días del tiroteo que dejó 20 muertos, entre ellos ocho mexicanos en El Paso.

El jefe de la Policía de Odessa, Michael Gerke señaló que el sospechoso es un hombre blanco de unos 30 años y descartó un segundo atacante, como en principio se había informado.

El tirador activo fue asesinado a tiros en el Cinergy en Odessa, dijo la policía de Midland en Facebook, refiriéndose a un complejo de cines multiplex.

De acuerdo al relato de las autoridades el incidente se inició a las 15:17 horas local, cuando un agente dio el alto a un vehículo de la marca Honda.

En el momento en que dicho auto se detuvo el conductor disparó contra el policía. Acto seguido se dirigió hacia el interior de Odessa, donde el atacante volvió a abrir fuego contra otra persona y se dirigió a la calle 42 de esa localidad, en la que, según Gerke, hubo múltiples víctimas.

Luego el sospechoso abandonó el Honda, robó un camión de reparto de correo, siguió disparando y ocasionó más víctimas.

De allí el atacante condujo hacia el este, en dirección a los multicines, donde hubo un intercambio de disparos con la policía que se saldó con la muerte del presunto atacante.

Entre los lesionados hay al menos tres agentes de policía y, según confirmó un hospital a la cadena CNN, también un bebé de 17 meses.

Hasta el cierre de esta edición, el canciller mexicano Marcelo Ebrard informó que se desconocía si entre las víctimas había connacionales.

Por su parte, la Universidad de Texas Permian Basin en Odessa cerró más temprano sus instalaciones y pidió a todos los estudiantes que viven en el campus que se registraran con la escuela para verificar que se encontraban seguros.

Estos tiroteos han reavivado el debate por la necesidad de endurecer el control de armas en EU, donde el Congreso lleva más de dos décadas sin aprobar una ley que limite significativamente la posesión de armas, en gran medida debido a la influencia de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA).

POR EFE, REUTERS Y AP

abr

¿Te gustó este contenido?