Reprueban medidas de EU y México Lamenta consignas

Preocupan a Europa las redadas contra indocumentados y el envío de militares a las fronteras

PROTESTAS. 70 católicos fueron arrestados en una protesta en el Senado en contra de la política migratoria de Trump. Foto:AFP.
PROTESTAS. 70 católicos fueron arrestados en una protesta en el Senado en contra de la política migratoria de Trump. Foto:AFP.

BRUSELAS. La Unión Europea expresó ayer su preocupación por los cambios en las políticas migratorias de Estados Unidos y México en contra de los ciudadanos centroamericanos.

La Eurocámara condenó las redadas contra migrantes en Estados Unidos, llevadas a cabo por la administración de Donald Trump para detenerlos y expulsarlos del país.

Por 330 votos a favor, 252 en contra y 55 abstenciones, los eurodiputados expresaron su preocupación por controles que afectan a migrantes procedentes de América Central, a sus padres e hijos, y que están provocando su penalización.

El texto, propuesto por socialistas, liberales y ecologistas, pide también al gobierno de Trump que suspenda la separación de las familias y que, con carácter urgente, reagrupe a todos los menores que siguen separados de sus padres.

Estados Unidos reaccionó rápidamente a la resolución, a través de su embajador ante la Unión Europea (UE), Gordon Sondland, para quien la Eurocámara erró el tiro sobre la situación en la frontera con México.

Al igual que Europa, Estados Unidos está experimentando una crisis humanitaria en su frontera. ¡Muy seria! Acogemos con satisfacción la diversidad y la migración, pero es necesario que sea segura, tuiteó.

Sondland aseguró que el gobierno estadounidense trabaja para mejorar la vida y la seguridad de los ciudadanos en Guatemala, Nicaragua y El Salvador, pero que debe disuadir a aquellos con reclamos falsos e inmerecidos.

Además, el Parlamento europeo externó su inquietud ante los cambios introducidos recientemente en las políticas migratorias con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y consideró que el Ejército no es el instrumento adecuado para abordar las cuestiones migratorias.

México desplegó el pasado mes de junio a 15 mil soldados y policías en su frontera norte para frenar la entrada de indocumentados, que se suman a los seis mil 500 que controlan la frontera sur, zona de acceso a México de los migrantes desde países como Guatemala, Honduras y El Salvador en su camino hacia Estados Unidos. 

La decisión del gobierno mexicano de desplegar al Ejército frente a los flujos migratorios llegó poco después de que Trump amenazó con imponer aranceles graduales a las exportaciones a Estados Unidos, una coerción económica que los eurodiputados consideran contraproducente.

De acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana, el número de indocumentados que llegan a México para tratar de alcanzar EU disminuyó en junio a cien mil personas, en comparación con las 144 mil que ingresaron en mayo.

El pasado martes, el gobierno estadounidense aprobó una normativa que limita las solicitudes de asilo en EU de los migrantes que llegan atravesando México, a quien Washington pretende considerar como tercer país seguro.

Por su parte, Guatemala informó ayer que aún no acepta esa figura.

l Donald Trump trató ayer de distanciarse del incendiario llamado de ¡Devuélvanla!, proferido por sus partidarios contra una legisladora demócrata nacida en Somalia, durante un mítin electoral.

No estaba contento con eso, no estoy de acuerdo, dijo Trump al ser preguntado sobre el grito de la multitud en respuesta a un furioso discurso de Trump contra la congresista Ilhan Omar. En tanto, la legisladora tildó ayer al mandatario de fascista.

POR REUTERS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeGiuseppe Conte

Conte dimite y acusa a Salvini