Notre Dame celebra su primera misa a dos meses de incendio

Entre los asistentes a la celebración se encuentra el capellán de los bomberos que tuvo una participación destacada en la salvación del tesoro, singularmente de la corona de espinas de Cristo

Catedral de Notre Dame
La jerarquía parisina ha puesto énfasis desde el día siguiente del incendio en restablecer el culto desde que fuera posible. Foto AFP

Dos meses después del incendio que destruyó su bóveda e hizo caer su célebre aguja, la catedral de Notre Dame acogió la primera misa. Celebrada por el arzobispo de París, Monseñor Michel Aupetit, asistieron solo una treintena de fieles, todos cubiertos por cascos de obra blanco.

La fecha era señalada. Pero no por el aniversario del incendio. Sino por ser la fiesta de la Dedicatoria, la consagración del altar de la iglesia al culto, su inauguración religiosa. Una fecha, pues, altamente significativa, espiritualmente señaló monseñor Patrick Chauvet, rector de la catedral.

La jerarquía parisina ha puesto énfasis desde el día siguiente del incendio en restablecer el culto desde que fuera posible. Porque, además de su lugar en la historia de Francia y de ser el monumento más visitado de Europa, Notre Dame es la catedral de París. Por encima de la ola emotiva desatada en el mundo entero, la Iglesia francesa quería reafirmarse.Se trata de recordar que esta catedral está viva y de celebrar aquello para lo que fue construida, declaró Aupetit poco antes de la misa.

Por si había dudas, lo aclaró el sermón. Una cultura sin culto es una incultura destacó el arzobispo en una homilía rotunda. Recordó que los términos cultura y culto tienen el mismo origen etimológico pero reivindicó que la piedra angular del edificio es la fe: Esta catedral es un lugar de culto, esta es su finalidad propia y única. No hay turistas en Notre Dame. Y concluyó así sus breves palabras: Celebramos esta misa para dar a Dios lo que es de Dios y al hombre, su vocación sublime .

Entre los asistentes a la celebración se encuentra el capellán de los bomberos que tuvo una participación destacada en la salvación del tesoro, singularmente de la corona de espinas de Cristo, la reliquia más preciada del tempo de Notre Dame. También canónigos de la catedral, trabajadores de las obras y cuatro periodistas, Entre ellos los cámaras del canal de TV católico, KTO, que emitió la misa en directo.

Gracias a ellos, se ha podido ver el estado del interior de la catedral parisina. Las maderas quemadas de la bóveda se acumulan aún en la nave central que presenta un gran agujero. Las naves laterales en cambio, se ven limpias.

La eucaristía se celebró en una capilla de la Virgen que albergaba la corona de espinas, detrás de la célebre cruz dorada que preside el altar mayor.

Una cruz, esculpida con la piedra de la catedral de Alepo (Siria) dañada por la guerra que asola el país, fue entregada a París como signo de unidad de las iglesias, al término del oficio religioso. Este ha terminado con una Salve, en latín, con los asistentes mirando hacia la imagen de la Virgen, protegida por una armadura de madera.

AFP

¿Te gustó este contenido?