Militares echan a los indígenas

El Gobierno Ecuatoriano aceptó la ayuda de naciones unidas para apaciguar las manifestaciones

DESASTRE. Los militares lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a la multitud. Foto: Especial.
DESASTRE. Los militares lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a la multitud. Foto: Especial.

QUITO. Miles de manifestantes indígenas rompieron ayer el cerco policial que protegía el edificio de la Asamblea ecuatoriana, al recrudecerse las protestas en Quito y otras zonas de la nación andina, en rechazo al alza de los precios de los combustibles decretada por el gobierno de Lenin Moreno.

Ante dicha situación las autoridades decretaron toque de queda en Quito apartir de las 20:00, hora local de ayer hasta las 5:00 horas de hoy.

Los manifestantes, encabezados por la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), penetraron ayer a los exteriores del edificio legislativo.

El hecho se produjo en medio de un intenso forcejeo, en el que las fuerzas del orden utilizaron gas lacrimógeno para intentar dispersar la manifestación que, según varios dirigentes, podría continuar su acción al Palacio de gobierno.

Al final, los manifestantes abandonaron el lugar y se dirigieron a engrosar otras marchas de protesta por las calles céntricas de Quito, en el casco histórico de la ciudad, las cuales también fueron custodiadas por policías y militares.

Tenemos que luchar por los hijos, por la comida de nuestros hijos. Somos pobres, dijo una indígena. Vamos a sacar a todos los políticos de la Asamblea, amenazó.

Por su parte, el gobierno de Ecuador manifestó ayer que se une al llamado de las Naciones Unidas, de la Conferencia Episcopal y de otras voces que apelan a buscar consensos a través de un diálogo pacífico y efectivo.

Sin embargo, el presidente de la Conaie, Jaime Vargas, afirmó que no habrá diálogo mientras no se deroguen las medidas económicas y denunció la supuesta infiltración de personas en las protestas para desacreditar la lucha del movimiento indígena.

Mientras que Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Paraguay y Perú manifestaron su firme respaldo al presidente de ecuatoriano.

Por AP, EFE y REUTERS


lctl

¿Te gustó este contenido?