Migrante e hija vuelven a casa

Ambos son velados en San Salvador, tras morir en su intento por llegar a EU

Un servicio funerario de Guatemala trasladó ayer los restos de Óscar y su hija. Foto: AP
Un servicio funerario de Guatemala trasladó ayer los restos de Óscar y su hija. Foto: AP

Los cuerpos sin vida de Óscar Alberto Martínez y su pequeña hija Angie Valeria, quienes murieron ahogados en el río Bravo cuando cruzaban desde México hacia Estados Unidos, llegaron ayer a El Salvador, donde serán sepultados.

Los restos de Óscar, de 25 años, y de la niña de casi dos, son velados en la funeraria municipal del cementerio la Bermeja, en San Salvador, en cuya periferia vivían con su familia antes de emigrar.

Los cadáveres fueron trasladados desde México a El Salvador por vía terrestre. En la localidad de La Hachadura, en el departamento de Ahuachapán, ubicado en el límite de El Salvador con Guatemala, fueron recibidos por el ministro de Gobernación, Mario Durán.

La esposa del migrante y madre de la niña, Tania Ávalos, de 21 años, había llegado a San Salvador el viernes.

Martínez y la niña murieron ahogados hace una semana en el río Bravo (río Grande), ubicado en el límite entre México y EU. La fotografía de sus cuerpos muertos boca abajo en la orilla del cauce conmocionó a la comunidad internacional, y expuso el peligro de la migración irregular alentada por la pobreza y la inseguridad.

EN CAMPAÑA

El aspirante a la candidatura demócrata para la Casa Blanca Beto O’Rourke visitó ayer Ciudad Juárez a familias de migrantes que aspiran obtener asilo en Estados Unidos, pero que fueron retornadas a México mientras transcurre su proceso jurídico.

El político de Texas de 46 años, cuya propuesta muestra una inclinación en temas como inmigración, clima o salud, se entrevistó con 4 familias centroamericanas en el albergue Casa del Migrante.

Por AFP y EFE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeBoris Johnson
informó a la
Unión Europea que desea
una salida con
acuerdo. Foto: Reuters

Aplacan a Johnson