Merkel sufre otra crisis de convulsiones

La canciller alemana afirmó que se encuentra en buen estado de salud

SALUD. El episodio sucedió en la recepción con honores militares del primer ministro finlandés.  Foto: AP
SALUD. El episodio sucedió en la recepción con honores militares del primer ministro finlandés. Foto: AP

BERLÍN. La canciller de Alemania, Angela Merkel, fue vista temblando en público por tercera vez en menos de un mes, lo que aumenta las preocupaciones sobre su salud.

En las imágenes difundidas por las cadenas alemanas se puede ver cómo la canciller, que cumplirá 65 años, sufre un episodio de espasmos mientras suena el himno alemán durante la recepción con honores militares del primer ministro finlandés, Antti Rinne.

Sus brazos, su busto y sus piernas se vieron presa de pequeñas sacudidas, hasta que la canciller volvió a caminar después de los himnos.

Merkel se mostró tranquilizadora. Estoy muy bien. No hay que preocuparse, declaró.

Asimismo, aseguró que todavía se encuentra recuperando psicológicamente del primer episodio de espasmos, ocurrido el 18 de junio durante una ceremonia con el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, en la cancillería.

Hay avances y debo vivir con ello durante un tiempo más, añadió.

Tras una segunda crisis nueve días después, fuentes gubernamentales explicaron que no se trata de un problema médico, sino que reaccionó con ansiedad al recordar los primeros temblores.

La salud de las personalidades públicas es considerada un asunto privado en Alemania y las leyes son muy estrictas sobre esa clase de información.

Al cuestionarle sobre el tema en la conferencia de prensa de ayer, dijo: Mis declaraciones sobre esto han terminado por hoy y creo que mi declaración de que estoy bien puede ser aceptada. He dicho que debo procesar este evento y estoy en ese proceso y creo que así como vino, algún día se irá.

POR AFP, REUTERS Y EFE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeRECLAMO. En varias ciudades europeas se realizaron protestas para exigir la salida del presidente brasileño. Foto: AP

Amazonas incendia relaciones Europa-Brasil