May frena nuevo plan de divorcio

Premier decidió esperarse, mientras los británicos votan por parlamentarios

La oposición británica está buscando que la primera ministra, Theresa May, renuncie. FOTO: REUTERS
La oposición británica está buscando que la primera ministra, Theresa May, renuncie. FOTO: REUTERS

La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, se aferró ayer al poder tras el fracaso de su última maniobra para sellar el Brexit, eclipsando una elección europea que mostró que Reino Unido aún está dividido por su divorcio con la Unión Europea.

La fragilidad de su posición, en entredicho desde hace meses, se evidenció cuando el Ejecutivo desistió de su intención de presentar hoy ante el Parlamento el polémico proyecto de ley sobre el acuerdo de retirada de la UE, con el que ella esperaba desatascar el proceso.

La programada salida de May profundizará la crisis en torno al Brexit, ya que es probable que el nuevo líder británico busque un divorcio más concluyente, elevando la posibilidad de nuevos enfrentamientos con la Unión Europea.

Mientras tanto, británicos y holandeses fueron ayer los primeros en votar para elegir a sus eurodiputados, dando el puntapié inicial a cuatro días de comicios en la Unión Europea, en que los euroescépticos aspiran a llevarse buena parte del pastel.

Más de 400 millones de electores en 28 países están llamados a las urnas para designar a sus 751 representantes. La mayoría votan el domingo y los resultados no comenzarán a anunciarse oficialmente hasta esa noche.

En Reino Unido, donde hasta hace poco nadie imaginaba participar en unas elecciones al Parlamento Europeo casi tres años después de decidir abandonar el bloque por referéndum, la campaña estuvo monopolizada por el Brexit.

Checos e irlandeses irán a las urnas hoy y mañana lo harán letones y malteses.

Con información de Agencias.

Por Redacción de El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Orbe La multitud ocupó por completo una importante vía y calles aledañas paralelas al puerto de Victoria. Foto: AP

Difícil parar el enojo en Hong Kong