Luis Videgaray fiel a las ofertas por “conveniencia” para ayuda a México por sismo

El 20 de septiembre de 1985 el entonces embajador de México en Washington, Jorge Espinoza de los Reyes, rechazó una oferta de ayuda estadounidense.

Luis Videgaray. @Cuartoscuro.com
Luis Videgaray. @Cuartoscuro.com

 

 


El 20 de septiembre de 1985 el entonces embajador de México en Washington, Jorge Espinoza de los Reyes, rechazó una oferta de ayuda estadounidense masiva luego del devastador terremoto que el día anterior sacudió la capital mexicana y dejó millares de muertos.


Por José Carreño;
´jose.carreno@heraldodemexico.com.mx


Treinta y dos años después, el ahora Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, que asistía en Nueva York a la Asamblea General de Naciones Unidas, literalmente escogió entre ofertas de ayuda y los primeros contingentes extranjeros de apoyo que llegaron en un curso de 48 horas.

En ambos casos. sin embargo, puede afirmarse que la asistencia aceptada fue a final de cuentas similar: equipos de rescate  especializados. Puede decirse que el terremoto del 19 de septiembre de 2017 subrayó los cambios sufridos por el país y su sociedad en los últimos 32 años, sobre todo en comparación con el sismo que ocurrió la misma fecha, en 1985, definido como un parteaguas socio-politico.

Los efectos de aquel desastre no fueron los únicos que influyeron en la alteración del carácter de México -las sucesivas crisis económicas, el Tratado Norteamericano de Libre Comercio, el inicio de la inconclusa transición política, la delincuencia organizada-, pero las comparaciones entre el 19 de septiembre de 1985 y el de 2017 lo hacen dramático.

Podría decirse como ejemplo, que si en 1985 la sociedad civil desorganizada reaccionó casi de mediato y llenó el hueco que dejo la aparente falta de reacción de gobierno, esta vez la sociedad civil organizada y no organizada salió a la calle de inmediato y se organizó para actuar por su cuenta con el estado, tan bien o tan mal como se quiera, también desde un principio, al menos, trató de hacerse ver en lo que fue el segundo sismo serie en el país en 15 días.

Y en ese sentido habría que destacar la actitud de sociedad y gobierno ante las ofertas de ayuda exterior.

Hace 32 años las primeras noticias sobre el terremoto en México se limitaron a despachos que hablaban de entrada casi del arrasamiento de la ciudad. Las imágenes de televisión que alcanzaron a salir en los primeros minutos el sismo no eran más que una nubes de polvo y edificios destruidos en zonas del centro de la ciudad.

Era la destrucción del corazón y alma de México.

La ausencia de comunicaciones dificultó aún más las cosas. Durante tres o cuatro días solo unas cuantas líneas telefónicas funcionaron entre la ciudadanía de México y el resto del mundo y fueron destinadas a comunicaciones de gobierno y medios informativos. El resto dependió en mucho del trabajo de radioaficionados.

Esta vez, los mayores problemas de comunicación estuvieron en la saturación de las lineas de telefonía y datos celulares, pero la magnitud del desastre fue aparente de inmediato en redes sociales en México y el mundo.

Hace 32 años el entonces embajador estadounidense en México, John Gollenor Pablos (a) John Gavin, acabó por chocar con el gobierno mexicano al hacerse eco público de reportes sobre el número de víctimas, que estimó en unos diez mil frente a los mas conservadores cálculos oficiales, de cinco o seis mil.

Esta vez, la embajadora Roberta Jacobson, se ha hecho visible con expresiones de solidaridad que van de la visita zonas afectadas, a su sentimiento de susto personal por el sismo.

Con todo, si en 1985 el gobierno estadounidense se apresuró a ofrecer ayuda, esta vez el presidente Donald Trump, tardó tres o cuatro días en contactar al presidente Enrique Peña Nieto para expresar condolencias y solidaridad, aunque su reacción al sismo del 19 fue casi inmediata.


Datos relacionados

A 32 años del terremoto de 1985, hacemos un recuento en imágenes

Los 800 olvidados de 1985

¿Te gustó este contenido?