Leen los cargos contra Cristina

La expresidenta enfrenta 12 causas y cinco pedidos de prisión preventiva

Fernández, jefa de Estado entre 2007 y 2015, y varios miembros de su Gobierno y otros colaboradores están procesados por presunto encubrimiento agravado. FOTO: EFE
Cristina Fernández lucía incómoda, mirando el teléfono móvil. FOTO: ESPECIAL

La expresidenta, senadora y ahora aspirante a la vicepresidencia de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner escuchó ayer los cargos en su contra en la primera audiencia de un juicio por corrupción que se lleva a cabo en paralelo con la campaña para las elecciones de octubre próximo.

Kirchner, una abogada de 66 años que gobernó Argentina entre 2007 y 2015, tiene doce causas abiertas por presunta corrupción y cinco pedidos de prisión preventiva, de la que está exenta por sus fueros parlamentarios. También se han embargado sus cuentas.

La audiencia, dedicada exclusivamente a la lectura de cargos, duró tres horas. El tribunal convocó otra sesión para el próximo 27 de mayo en la que proseguirá con la lectura del expediente acusatorio, que consta de más de 600 folios.

A la salida del tribunal, Kirchner sonrió y saludó brevemente con la mano a un grupo de partidarios que la esperó en la calle.

La causa conocida como Vialidad es la primera que llega a juicio oral, y se prevé que se extienda aproximadamente por un año, con audiencias semanales.

Con el cargo de jefa de una asociación ilícita, se le acusa de haber favorecido al empresario Lázaro Báez, cercano a la familia Kirchner, en la concesión de licitaciones para obras viales.

Según la querella, la trama se prolongó durante los tres periodos de gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, desde 2003 hasta 2015. En esos años la provincia de Santa Cruz, de la que el exmandatario fallecido en 2010 era oriundo, concentró las obras públicas del país.

Con información de agencias.

Por Redacción El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeUn grupo de jóvenes enjaulados protestaron ayer frente a la sede de Naciones Unidas en Ginebra. Foto: Reuters

Piden frenar detenciones