La paz en Venezuela tiene los días contados: Héctor Navarro

Navarro, exministro de Hugo Chávez, dijo que respalda la postura de méxico de no inmiscuirse en la crisis política de su país

 Partidarios del fallecido Chávez, utilizaron un inflable durante una marcha, el pasado enero. Foto: Reuters
Partidarios del fallecido Chávez, utilizaron un inflable durante una marcha, el pasado enero. Foto: Reuters

El ingeniero Héctor Navarro es uno de los pocos exministros que estuvo en el gobierno de Hugo Chávez desde que llegó al poder en 1999, hasta su muerte en 2013. Hoy, expulsado del partido del gobierno, abiertamente critica al madurismo y alerta que la paz en Venezuela tiene los días contados, gracias al gobierno y a la oposición.

Quien fuera titular de los ministerios (secretarías) de Educación, Educación Superior, Energía Eléctrica, y Ciencia y Tecnología declaró en entrevista con El Heraldo de México que los dos sectores políticos venezolanos conducen trenes en ruta de colisión, impulsados por intereses externos.

Respeta la postura del gobierno mexicano sobre la no intervención en los asuntos venezolanos, pues deben ser resueltos por sus propios ciudadanos.

Navarro salió del gobierno Nicolás Maduro en 2013, lo cual no le reprocha. Pero sí su expulsión del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la cual se dio luego de criticar que se dejara de convocar la Dirección Nacional, máxima instancia de decisión del partido, conformada por 30 miembros electos por voto, para que las decisiones las tomaran dos o tres personas.

Varios miembros reclamamos la situación por escrito y la respuesta que nos dieron, en tono de burla, fue que buscáramos un partido más democrático, comentó.

–Nicolás Maduro tiene los días contados?

–Esta pregunta es muy difícil de responder. ¿La paz en Venezuela tiene sus días contados? Ése debería de ser el cuestionamiento, y yo diría que sí, a menos que quienes conducen los dos trenes a alta velocidad a punto de chocar, y con todos nosotros a bordo, dejen de obedecer a intereses externos y comiencen a actuar como estadistas.

–En qué se diferencian Hugo Chávez y Nicolás Maduro?

–El proyecto de Nicolás Maduro, si lo tiene, no tiene nada que ver con el proyecto de Hugo Chávez lo cual se demuestra en casi todas las acciones de su gobierno entre las cuales podemos citar:

La entrega de nuestros recursos naturales, el amparo de la corrupción galopante, violaciones sistemáticas de nuestra Constitución, la caída de la producción petrolera, la desatención de las necesidades del pueblo, el abandono de la educación en todos sus niveles, que fue un estandarte fundamental del presidente Hugo Chávez, el abandono de la producción incluyendo alimentos y medicinas, entre otras.

–Cuándo se rompió el hilo constitucional en Venezuela?

–Formalmente para mí, se rompió cuando se llama a una elección de Asamblea Constituyente sin cumplirse los extremos legales y constitucionales para tal convocatoria. Esto permitió a Maduro usar la Constituyente para gobernar con decretos eufemísticamente llamados constituyentes que no están en la Constitución.

–Hay algo de legitimidad en el gobierno de Maduro?

–Tiene legitimidad de origen, independientemente de los cuestionamientos en cuanto a su elección, pero para un gobernante, la legitimidad más importante se la otorga su pueblo. Simón Bolívar no tenía legitimidad de origen, pero hoy su legitimidad nadie la discute, ni los españoles.

–El chavismo como movimiento político sigue vivo, o la gestión de Maduro acabó con el legado de Chávez?

–La gestión de Maduro está acabando con Chávez asesinándolo políticamente, pero no sólo eso, sino que, por la vía del ejemplo, está acabando con las ideas socialistas de los pueblos del mundo. Todo un trabajo que la CIA nunca podrá agradecerle suficientemente.

–Qué opina sobre la postura de México sobre el tema Venezuela?

–México tradicionalmente ha sido muy respetuoso en cuanto a relacionesinternacionales.

Ése es el tema de la no injerencia en los asuntos internos que es un valor de la comunidad internacional que debe respetarse porque, de lo contrario, se cometerían más abusos de los que ya se cometen.

Los problemas internos de los países deben resolverlos los ciudadanos de los propios países. Eso es válido siempre y cuando no se trate de la agresión de otro país.

–¿Cree que Andrés Manuel López Obrador es una esperanza para la izquierda latinoamericana? ¿Qué no debería hacer?

–No la tiene fácil por aquello que decían: Pobrecito México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos. Lo que no debe hacer es justamente todo lo que ha hecho Nicolás Maduro, especialmente el amparo a la corrupción. Pero sí, creo que es un rayo de esperanza.

–Qué valor tiene el reconocimiento de más de 50 países a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela?

–No tiene ningún valor, porque los presidentes en Venezuela los elegimos los venezolanos no los demás países.

Proclamado como socialista y anti-imperialista

El ex ministro Navarro sostiene que no tiene responsabilidad en la crisis venezolana, y la cual padece, pues trata de vivir su sueldo de profesor que no le alcanza para adquirir las medicinas que requiere.

La única responsabilidad que puedo admitir es haber soñado con un socialismo que para mí significa profunda democracia; haber soñado con una patria soberana en la cual mis hijos y mis nietos puedan vivir desarrollándose plenamente, respetados y respetando, finalizó Navarro.

Por Ender Marcano

jrr

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeVenezolanos, incluidos los médicos, protestaron contra el apagón que afectó a todo el país.FOTO: REUTERS

Régimen caza a los médicos