La Amazonia acapara el G7

Macron pide movilización para apagar los incendios e inversión para reforestar

PROTESTAS. Miles de manifestantes ecologistas y antiglobalización se unieron a los Chalecos Amarillos por el G7. Foto: EFE
PROTESTAS. Miles de manifestantes ecologistas y antiglobalización se unieron a los Chalecos Amarillos por el G7. Foto: EFE

BIARRITZ. Los devastadores incendios en la Amazonia y el recrudecimiento de las tensiones comerciales centraron ayer los debates en el primer día del G7 en el sur de Francia, una cumbre bajo un clima de tensión y divisiones internas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anfitrión del encuentro que se celebra en Biarritz, llamó a una movilización de todas las potencias, en asociación con los países sudamericanos, para sofocar las llamas que devoran la Amazonia desde hace varios días e invertir en la reforestación.

Debemos responder de manera concreta al llamado de los bosques que arden actualmente en la Amazonia, urgió el jefe de Estado francés en un discurso a la nación retransmitido por televisión.

Francia, que mantuvo un áspero pulso la víspera con el brasileño Jair Bolsonaro, ha amenazado con bloquear el acuerdo de libre comercio alcanzado en junio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur por las mentiras del mandatario sudamericano.

Aunque el gobierno español y el alemán temperaron el ímpetu de Macron, afirmando que oponerse al pacto comercial no es la respuesta apropiada, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, consideró difícil de imaginar un acuerdo con el Mercosur mientras la Amazonia arde.

Brasil se encuentra en temporada seca, cuando los incendios son frecuentes, aunque especialistas coinciden en que no se trata de un año de sequía intensa y que el fuerte incremento de los focos — 85 por ciento más en lo que va del año respecto al mismo periodo de 2018— se debe a la deforestación.

Ayer mismo, Bolsonaro anunció el despliegue de 44 mil soldados para combatir las llamas, apoyados con dos aviones cisterna. Cientos de nuevos incendios siguen declarándose en la Amazonia brasileña, un total de 1,663 entre el jueves y el viernes.

La cumbre en la que participan los líderes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Canadá y Japón estaba también dominada por un recrudecimiento de las tensiones comerciales entre EU y China, que amenazan con una recesión.

El primer ministro británico, Boris Johnson, que hace en Biarritz su debut internacional, urgió a una desescalada de las tensiones. Esta no es la manera de proceder, dijo el británico, en una crítica velada a Trump, pese a que ambiciona cerrar con EU un acuerdo comercial tras el Brexit.

Trump y Macron mantuvieron un almuerzo de trabajo improvisado, en el que limaron las asperezas después de que la víspera el inquilino de la Casa Blanca amenazó a Francia con imponer nuevos aranceles a sus vinos. La noche del sábado los mandatarios del G7, acompañados por sus esposas, se reunieron para una cena informal.

Por AFP, EFE y AP

lctl

¿Te gustó este contenido?