Juan Guaidó es sereno y fan del beisbol: Fabiana Rosales

Fabiana Rosales, esposa del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, lo describe como un hombre de familia

Venezuela's Guaido
Pese a su lucha política, los Guaidó tratan de mantener la normalidad de su familia Foto: Reuters

CARACAS. Tras su juramentación como presidente encargado de Venezuela, el 23 de enero pasado, la rutina de Juan Guaidó no sólo cambió en lo político, también en lo personal. Cumple con una abultada agenda, a veces de más de 18 horas al día, en la que siempre hay espacio para su familia, sobre todo para su hija de 20 meses, Miranda Eugenia, con quien juega todas las mañanas, prepara su biberón y cambia pañales.

Fabiana Rosales, esposa de Guaidó, periodista de 26 años de edad, contó a El Heraldo de México, que la jornada diaria del ingeniero de 35 años empieza a las seis de la mañana y puede extenderse a la madrugada del día siguiente. Lo describe como una persona estructurada y serena, incluso en momentos difíciles. Amante de los deportes, la pasta y la marquesa de chocolate, aficionado al beisbol y buen bailarín.

—¿Cómo ha cambiado la dinámica de su familia desde el 23 de enero?

—Tenemos mucho más trabajo que antes, sin duda. Tratamos de dedicarle el mayor tiempo de calidad posible a nuestra hija. Han sido muchos cambios en nuestra rutina diaria, muchas horas de trabajo, incluso luego de llegar a casa, pero hemos tratado, dentro de todo, de mantener la normalidad en casa por la bebé.

—¿Estimaban que como familia iban a estar en esta posición?

—Nosotros sí teníamos planificado el tema de la Presidencia de Juan en la Asamblea Nacional, y evaluamos varios escenarios, pero este país te cambia la dinámica y el ritmo de vida constantemente y este proceso ha sido muy rápido. Han sido pocos días para adaptarnos a esto y no es fácil, pero tampoco ha sido imposible, además, en este momento hay que ponerse a la altura del momento histórico que vive Venezuela.

—¿Cómo es la relación de Juan con su hija?

—Llevan una relación magnífica, es amor incondicional, papá e hija. Juan se desvive por su hija, es un amor inexplicable lo que sienten ambos. Tratan de pasar el mayor tiempo de calidad juntos, que es difícil, pero media hora, 40 minutos que pasan juntos durante la mañana o incluso en la noche, lo disfrutan ambos.

­—¿Cómo lo describe como esposo?

—Él es un hombre bastante sereno, centrado en su actividad del día a día. Esa tranquilidad también la transmite a nuestra relación. Es muy dedicado a nuestra familia, es muy dedicado a nuestra construcción de pareja. Tenemos ya casi siete años juntos y han sido años de todo, hemos tenido campañas electorales, luchas electorales, decepción electoral, victoria electoral, huelgas de hambre, protestas, marchas, contramarchas, muchas horas separados, muchos días separados, pero con todo y eso hemos mantenido con madurez esta relación.

—¿Qué puede romper esa serenidad, qué puede alterarlo?

—Yo no he visto a Juan nunca en mi vida perder el control, ni en los momentos más difíciles que hemos pasado (…) Incluso (durante) la visita del FAES a mi casa, cuando estaba mi hija sola con mi mamá, preguntando por mí, yo no vi a un hombre descontrolado, yo vi cómo mantuvo el control completamente. Incluso en el momento de su detención, vi cómo mantuvo el control y eso es de admirar.

—¿Cuán disciplinado es?

­—No sé si es su manera de ser o su carrera profesional (ingeniero). Él todo lo vive como con procesos, como cumpliendo una etapa tras otra sin saltarse pasos. Él es un hombre estructurado.

—¿Cuál es su afición, qué disfruta hacer en su tiempo libre?

—Le encanta el deporte, le gusta mucho el beisbol. En sus tiempos libres, cuando los tenía, iba tempranito con su hermano a jugar tenis. Nos encantaba, cuando teníamos tiempo, ya no, acostarnos un domingo los tres, Miranda, Juan y yo, pedir una pizza o hacer una pasta en casa y ver películas.

—¿Baila?

—Sí, Juan baila muchísimo es muy buen bailarín.

—¿Cómo lo acompaña en este momento?

—Trato de apoyarlo en todo lo que está en mis manos. De acompañarlo en cada paso que él da, manteniéndome al margen de sus decisiones. Simplemente doy mi apoyo.

 

Por Jessica Morales

jrr

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeVenezolanos, incluidos los médicos, protestaron contra el apagón que afectó a todo el país.FOTO: REUTERS

Régimen caza a los médicos