Helen Zille, suspendida de su partido por tuit

La líder histórica del partido de oposición sudafricano es acusada de dañar la imagen pública del mismo por comentario sobre el colonialismo

FOTO AFP. Zille se disculpó y aseguró que no defendía el colonialismo.
FOTO AFP. Zille se disculpó y aseguró que no defendía el colonialismo.

El principal partido de la oposición sudafricana anunció la suspensión de su líder histórica, la gobernadora del Cabo Occidental, Helen Zille, por negarse a pedir disculpas por tuitear que el colonialismo no solo tuvo aspectos negativos.

Los comentarios en las redes sociales y las declaraciones públicas de la señora Zille respecto al colonialismo socavan nuestro proyecto de reconciliación nacional, escribió en un comunicado Mmusi Maimane, el máximo dirigente del partido, la Alianza Democrática (AD).

No hay duda de que los tuits de Zille y sus justificaciones posteriores han dañado nuestra imagen entre el público, agregó Maimane, quien explicó que la veterana política está suspendida de participar en cualquier actividad del partido hasta que concluya el proceso disciplinario contra ella.

Zille, de 66 años, ha denunciado que la decisión de suspenderla antes de que acabe esta investigación vulnera las reglas internas del partido, y ha negado que rechazara disculparse por su tuit.

Me he disculpado públicamente. Lo que no he aceptado es declararme culpable de un cargo de mala conducta que no he cometido, afirmó Zille en un comunicado.
Tras declarar la afectada que no aceptaba la suspensión, el partido le ha dado 72 horas para recurrirla.

El tuit de la discordia fue escrito por Zille en marzo, y rezaba así: Para quienes dicen que el legado del colonialismo fue SOLO negativo, que piensen en nuestra justicia independiente, la infraestructura de transportes, el agua canalizada, etc..

Pido disculpas sin reservas por un tuit que pudo entenderse como una defensa del colonialismo. No lo era, escribió en la red Zille poco después de que saltara el escándalo.

La antigua líder de la oposición fue duramente criticada por el oficialista Congreso Nacional Africano (CNA) y por el mismo Mmusi Maimane.

Zille, que es de raza blanca, contraatacó luego señalando que pesos pesados del CNA como Nelson Mandela también reconocieron el valor de algunas aportaciones coloniales a África, y atribuyó la indignación general en su contra al sentimiento anti-blanco que a su juicio vive el debate público sudafricano.

Helen Zille lideró la AD entre 2007 y 2015. En 2009 ganó las elecciones provinciales del Cabo Occidental (donde se encuentra Ciudad del Cabo) e hizo de esta región la primera gobernada por el principal partido de la oposición, que ha ganado allí todas los comicios desde entonces.

Zille participó durante el régimen del apartheid en movimientos cívicos contra el segregacionismo oficial, y su trabajo periodístico desveló la responsabilidad de la policía en la muerte en 1977 del militante de la resistencia negra Steve Biko.

La Alianza Democrática tiene su origen en la oposición al régimen segregacionista en el Parlamento solo para blancos del régimen del apartheid, y buena parte de la población negra sudafricana asocia al partido a los intereses de la minoría blanca pese al nombramiento de líderes de color como Maimane.

Los sectores más liberales de la AD acusan a la nueva dirección de renunciar al tradicional liberalismo de la formación y adoptar cada vez más políticas identitarias con el objetivo de ganar votos entre la mayoría negra.

La parte de la AD más joven y escorada a la izquierda ve en Zille y otras vacas sagradas blancas un obstáculo para el crecimiento del partido, que sigue controlando Ciudad del Cabo y el Cabo Occidental y en las municipales de 2016 ganó las alcaldías de Johannesburgo, Pretoria y Port Elizabeth.

EFE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso