Furia, por ley contra máscaras

La prohibición de proteger la identidad en las marchas inflamó aún más la situación en la ciudad

BLOQUEOS. Avenidas y edificios de multinacionales fueron tomados por los manifestantes en el centro financiero. Foto: Reuters
BLOQUEOS. Avenidas y edificios de multinacionales fueron tomados por los manifestantes en el centro financiero. Foto: Reuters

HONG KONG. Miles de manifestantes enmascarados salieron a las calles de Hong Kong después de que la jefa del Ejecutivo invocó poderes de emergencia rara vez utilizados para prohibir el uso de máscaras en las protestas. El gobierno endureció su posición luego de casi cuatro meses de manifestaciones.

En desafío a la prohibición, que entró en vigor a primera hora del sábado, los manifestantes invadieron las calles del distrito de negocios y otras zonas al grito de pueblo de Hong Kong, resiste.

La jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, dijo que la medida exprés apunta a los manifestantes violentos y servirá de disuasión eficiente a la conducta extremista.

La prohibición rige para todas las concentraciones públicas, hayan sido autorizadas o no por la Policía.

Lam enfatizó que el Estado semiautónomo chino no se encuentra en estado de emergencia y que pedirá a la legislatura que ratifique el decreto, que considera penas de hasta un año de prisión y multas de hasta 25 mil dólares a los hongkoneses.

Dos activistas impugnaron el decreto en una corte con el fundamento de que la prohibición provocará miedo y limitará las libertades de expresión y reunión.

¿Arrestarán a 100 mil personas en la calle? El gobierno trata de intimidarnos, pero en este momento no creo que la gente se asuste, dijo un manifestante que se identificó como Lui.

Lam no descartó medidas más duras si continúa la violencia. Dijo que no renunciará, como reclaman los manifestantes porque renunciar no ayudará la situación cuando Hong Kong se encuentra en un estado muy crítico de peligro público.


ENOJO. Los activistas pro-democracia más radicales realizaron actos vandálicos. Foto: AP

Miles de manifestantes enmascarados empezaron a marchar por el distrito comercial antes de la conferencia de Lam. Por la noche crecieron las protestas y los jóvenes juraron que no se dejarán intimidar. Algunos quemaron una bandera china, cerraron calles con rejas metálicas, provocaron destrozos en dos estaciones del Metro y prendieron fogatas en las calles.

Las protestas en Hong Kong, que se convirtieron en masivas en junio a raíz de una polémica propuesta de ley de extradición, se han sucedido durante casi cuatro meses y han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos que la rigen y una oposición al autoritarismo desde la China comunista.

 

 

 

Con información de agencias  AP y EFE

Por Redacción de El Heraldo de México

eadp

¿Te gustó este contenido?