Fracasa pacto por el Brexit

El gobierno y los laboristas cancelaron el diálogo para destrabar la salida de la UE

La premier Theresa May y el laborista Jeremy Corbyn
se hicieron reproches. Foto: Especial
La premier Theresa May y el laborista Jeremy Corbyn se hicieron reproches. Foto: Especial

Las negociaciones entre gobierno británico y oposición para buscar una salida al bloqueo del Brexit se rompieron ayer, empujando un poco más la salida de la primera ministra Theresa May, después que su partido la llamase a dimitir a partir de junio.

Las discusiones han ido tan lejos como era posible, afirmó el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn y anunció que las abandonaba ante la creciente debilidad e inestabilidad del Ejecutivo.

May respondió atribuyendo el fracaso a una falta de posición común de los laboristas. No saben si quieren llevar a cabo el Brexit u organizar un segundo referéndum para impedirlo, afirmó.

Casi tres años después de que el Reino Unido votó inesperadamente por abandonar la UE, todavía no está claro cómo, cuándo o si alguna vez dejará el club europeo al que se integró en 1973. El actual plazo indica que el Brexit debe concretarse el 31 de octubre.

Tras el anuncio sobre las frustradas conversaciones con los laboristas, la libra se hundió a 1.275 dólares, su menor nivel desde mediados de enero.

Entabladas a principios de abril, estas conversaciones tenían como objetivo encontrar un acuerdo susceptible de obtener el apoyo de una mayoría del Parlamento, que desde enero rechazó tres veces el texto firmado en noviembre por la primera ministra y los otros 27 miembros del bloque europeo.

Sin embargo, explicó Corbyn en una carta, en las últimas semanas se socavó la confianza en la capacidad del Ejecutivo para alcanzar un compromiso, a medida que el Partido Conservador avanza en el proceso hacia la selección de un nuevo líder al frente del gobierno.

Corbyn indicó también que está dispuesto a considerar de manera cuidadosa cualquier nueva propuesta, pero pidió cambios significativos pues seguirá oponiéndose a un documento que deje de cuidar empleos, los estándares de vida y la industria manufacturera.

May había prometido a los euroescépticos en el seno de su Partido Conservador que dejaría el poder en cuanto lograse la aprobación del acuerdo cerrado con Bruselas.

Estos consideran que la primera ministra hizo concesiones inaceptables a la Unión Europea y no quieren que siga a las riendas cuando empiece la segunda, y mucho más importante, fase de negociación: el acuerdo sobre la futura relación tras el Brexit.

Pero, ante la evidencia de que el acuerdo de May podría volver a fracasar en una cuarta votación, prevista para principios de junio, y temiendo que la primera ministra se aferre al poder, el jueves pasado los diputados conservadores la llamaron a establecer una fecha clara para su salida.

En opinión de Tim Bale, politólogo en la Queen Mary University de London, las posibilidades de que el acuerdo de May sea aprobado deben estar cerca de cero y cuesta creer que (May) sobreviva más de dos o tres semanas.

El controvertido exministro de Relaciones Exteriores británico Boris Johnson, defensor del Brexit y uno de los principales rivales de May en el seno de su propia formación, anunció públicamente que sería candidato al puesto de primer ministro.

Según el politólogo Simon Usherwood, de la Universidad de Surrey, el fin de May no implicará necesariamente el fin del problema sobre su acuerdo de Brexit: Sigue siendo el único plan aceptado por la UE y no hay muestras de que ésta quiera renegociarlo con un nuevo primer ministro.

Mientras tanto, con el fracaso de la negociación se agrava la preocupación de los empresarios. Han sido seis semanas perdidas, la incertidumbre paraliza nuestra economía, lamentó Carolyn Fairbairn, directora general de la patronal CBI.

Por AFP, REUTERS Y EFE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Orbe La multitud ocupó por completo una importante vía y calles aledañas paralelas al puerto de Victoria. Foto: AP

Difícil parar el enojo en Hong Kong