EU sospecha de príncipe saudita como autor del destino de Jamal Khashoggi

El caso representa un problema político para el gobierno de Donald Trump porque implica a Bin Salman, quien es particularmente cercano a Jared Kushner

Un manifestante vestido como el príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman (C) con sangre en sus manos protesta con otros fuera de la Embajada de Arabia Saudita en Washington, DC, el 8 de octubre de 2018, exigiendo justicia por el desaparecido periodista Jamal Khashoggi. Foto: AFP
Un manifestante vestido como el príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman (C) con sangre en sus manos protesta con otros fuera de la Embajada de Arabia Saudita en Washington, DC, el 8 de octubre de 2018, exigiendo justicia por el desaparecido periodista Jamal Khashoggi. Foto: AFP

Los servicios de Inteligencia de Estados Unidos aseguran que el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, ordenó una operación para atraer al columnista de The Washington Post, Jamal Khashoggi, de vuelta a Arabia Saudita desde su casa en Virginia y luego detenerlo.

La información es otra pieza de evidencia que implica al régimen saudita en la desaparición de Khashoggi, la semana pasada, tras ingresar en el consulado saudita en Estambul.

Una captura de marco el 10 de octubre de 2018 tomada de un video policial CCTV disponible a través del periódico turco Sabah supuestamente muestra sospechosos en el caso del desaparecido periodista saudita Jamal Khashoggi (no visto) en el aeropuerto Ataturk de Estambul el 2 de octubre de 2018. Foto Periódico Sabah / AFP

Funcionarios turcos interrogados por el servicio estadounidense declararon que un equipo de seguridad saudita esperó al periodista y lo mató.

Khashoggi, era un destacado crítico del gobierno saudita y de Bin Salman en particular.

 

Esta captura de video realizada el 10 de octubre de 2018 a partir de imágenes de CCTV obtenidas de la agencia de noticias turca DHA muestra a la prometida del periodista saudita Jamal Khashoggi frente al consulado de Arabia Saudita en Estambul el 2 de octubre de 2018, el día en que Khashoggi desapareció. Foto: AFP.

La información de inteligencia que apunta a un plan para detener a Khashoggi en Arabia Saudita ha alimentado la especulación de funcionarios y analistas en varios países de que lo ocurrido en el consulado fue un plan de respaldo para capturarlo y que pudo haber salido mal.

 

Los periodistas se paran frente al consulado de Arabia Saudita el 11 de octubre de 2018 en Estambul. – Jamal Khashoggi, colaborador de Saudi Washington Post, desapareció el 2 de octubre después de ingresar al consulado para obtener documentos oficiales antes de su matrimonio con su prometida turca. Foto: AFP

Según Turquía, en el momento en que Khashoggi ingresó al consulado saudita en Estambul un comando secreto saudí lo lo asesinó y desmembró.

El caso representa un problema político para el gobierno de Donald Trump porque implica a Bin Salman, quien es particularmente cercano a Jared Kushner.

Un manifestante vestido como el príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman (C) con sangre en sus manos protesta con otros fuera de la Embajada de Arabia Saudita en Washington, DC, el 8 de octubre de 2018, exigiendo justicia por el desaparecido periodista Jamal Khashoggi. Foto: AFP

 

Trump confirmó ayer que investigadores estadounidenses trabajaban junto a Turquía y Arabia Saudita en el caso, pero fuentes diplomáticas turcas desmintieron poco después cualquier participación de Washington en las investigaciones.

Kushner y el asesor de seguridad nacional John Bolton hablaron por teléfono con el príncipe heredero, pero los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que los saudíes proporcionaron poca información.

 

Una combinación de capturas de fotogramas creada el 10 de octubre de 2018 y sacada de un video policial de CCTV disponible a través del periódico turco Sabah, supuestamente muestra a miembros de un grupo de ciudadanos saudíes que la policía turca es sospechosa de estar involucrada en la desaparición del periodista saudita Jamal Khashoggi , en el aeropuerto Ataturk de Estambul, el 2 de octubre de 2018. Foto: AFP.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, está preocupado por la suerte de Khashoggi.

El ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, advirtió a las autoridades de Arabia Saudita que se exponen a serias consecuencias si se confirma su responsabilidad.

 

Por Redacción Heraldo de México

jrr

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Orbe La multitud ocupó por completo una importante vía y calles aledañas paralelas al puerto de Victoria. Foto: AP

Difícil parar el enojo en Hong Kong