‘Estamos a un paso del no retorno’: António Guterres

El secretario general de la ONU, António Guterres, llamó a actuar ante el impacto evidente del calentamiento global

MOVILIZACIONES. ● Grupos ambientalistas iniciaron ayer protestas para concientizar sobre el clima. Foto: AFP
MOVILIZACIONES. ● Grupos ambientalistas iniciaron ayer protestas para concientizar sobre el clima. Foto: AFP

MADRID. Catástrofes climáticas, seguridad alimentaria precaria, aumento del nivel del mar: Debemos poner fin a nuestra guerra contra el planeta, que está contraatacando, clamó ayer el secretario general de la ONU, António Guterres, criticando los esfuerzos totalmente insuficientes contra el calentamiento global.

Con tono combativo la víspera de la apertura de la conferencia sobre el clima de la ONU COP25 en Madrid, Guterres pintó un panorama sombrío para el futuro de la humanidad, ya enfrentada a una crisis climática.

El punto de no retorno no está lejos en el horizonte, está a la vista y se nos acerca a toda velocidad, señaló en rueda de prensa.

Y la humanidad es la responsable, sobre todo por la explotación de las energías fósiles, causante de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde hace décadas, la especie humana está en guerra contra el planeta, y ahora el planeta está contraatacando, dijo Guterres. Debemos poner fin a nuestra guerra contra la naturaleza, y la ciencia nos dice que podemos hacerlo, agregó.

De todas maneras, llamó a no perder la esperanza de respetar los objetivos del Acuerdo de París para limitar el calentamiento a +2 °C e incluso a +1.5 °C respecto a la era preindustrial.

Pese a la movilización de ciudadanos, ciudades y empresas, lo que falta todavía es la voluntad política, denunció Guterres, insistiendo en la necesidad de frenar las subvenciones a las energías fósiles y la construcción de centrales eléctricas de carbón.

Se dirigió directamente a las grandes economías: Los más grandes emisores mundiales (de) no hacen su parte, y sin ellos, nuestro objetivo no es alcanzable.

El impacto de esta crisis climática es evidente: los últimos cinco años han sido los más calurosos, los niveles del mar los más altos, los océanos se acidifican, la biodiversidad esta amenazada; además, los fenómenos extremos aumentan su frecuencia y son más desastrosos, con destrucción y coste de vidas humanas, que no deja de aumentar y con sequías que se agravan hasta niveles alarmantes.

Esta COP25 organizada en un tiempo récord, tras moverse su sede a Madrid hace tres semanas después de que Chile renunciara a celebrarla por una grave crisis interna, es de especial relevancia debido a que es el último paso de cara a la implementación a partir de 2020 del Acuerdo de París.

EXHORTO. Guterres pidió frenar las emisiones de CO2 en las grandes economías. FOTO: REUTERS

POR AFP y EFE

¿Te gustó este contenido?