Estalla el Invierno Europeo

El movimiento de los "chalecos amarillos" llegó a Bélgica y Holanda. Ayer hubo mil 400 detenidos

Manifestantes antigubernamentales se enfrentaron ayer a la policía en París.
FOTO: AFP
Manifestantes antigubernamentales se enfrentaron ayer a la policía en París. FOTO: AFP

PARÍS. Manifestantes antigubernamentales se enfrentaron ayer a la policía en París y otras ciudades francesas, lanzando proyectiles, incendiando autos y destrozando tiendas y restaurantes en el cuarto fin de semana de disturbios que sacudió la autoridad del presidente Emmanuel Macron.

El enojo del movimiento de los chalecos amarillos se expandió ya a otros países europeos como Bélgica y Holanda. No están del todo claras las razones de esas protestas: ninguno de ellos ha aumentado los precios de los combustibles, la razón que desató disturbios en Francia.

Ayer, en Bruselas, manifestantes exigieron la renuncia del primer ministro Charles Michel. Lanzaron piedras, carteles, fuegos artificiales y otros objetos contra los policías que protegían una zona de la capital donde están ubicadas las oficinas del primer ministro y otras dependencias oficiales.

En Rotterdam, en Holanda, cientos de chalecos amarillos cruzaron pacíficamente un puente de la ciudad entonando una canción sobre Holanda y repartiendo flores entre los transeúntes.

Ayer se reportó la detención de casi mil 400 personas en Francia, más de 900 en París;la policía utilizó gas lacrimógeno, cañones de agua y caballos para frenar a los manifestantes en las calles desde los Campos Elíseos.

Al caer la noche, el ministro del Interior, Christophe Castaner, dijo que había alrededor de 10 mil manifestantes en París al atardecer y unos 125 mil en todo el país.

Burdeos, Lyon, Toulouse y otras ciudades también vieron grandes enfrentamientos entre manifestantes y policías.

Unos 120 manifestantes y cerca de 20 policías habían resultado heridos en toda Francia.

Grupos de jóvenes, muchos de ellos enmascarados, continuaron escaramuzas con la policía en el área de Place de la Republique, y algunas tiendas fueron saqueadas.

Los minoristas han perdido aproximadamente mil millones de euros en ingresos desde que estallaron las protestas y las acciones de empresas relacionadas con el turismo tuvieron su peor semana en meses.

Los manifestantes quieren que Macron vaya más allá para ayudar a los hogares, incluido un aumento del salario mínimo, menores impuestos, salarios más altos y energía más barata.

REUTERS, AP Y EFE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeCAMPAÑA. O'Rourke fue a
Wisconsin el fin de semana. Foto: AP

Beto O’Rourke recauda 6 mdd en un día