Elon Musk y más consejeros de Trump renuncian tras salida del acuerdo climático

Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, y Bob Iger, CEO de Disney, abandonan el Foro Estratégico y de Políticas del presidente.

FOTO AFP. Musk ya había tenido diferencias de opinión con Trump
FOTO AFP. Musk ya había tenido diferencias de opinión con Trump

Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX es el segundo consejero de negocios del presidente Donald Trump que renuncia, luego de que el mandatario anunciara que sacaría a los Estados Unidos del histórico acuerdo climático de París.

El cambio climático es real. Dejar París no es bueno para Estados Unidos ni para el mundo, comento Musk vía Twitter, minutos después de que el presidente Trump hiciera el anuncio de que comenzarían el proceso para dejar el acuerdo.

Musk ya había prometido que renunciaría a los consejos consultivos si el presidente cumplía los rumores sobre la salida de la Unión Americana del acuerdo.

He hecho todo lo posible por aconsejar directamente a POTUS, junto con los demás miembros, que permaneciéramos, explicó en otro Twitter.

Musk fue uno de los 18 líderes empresariales que sirvieron en el consejo asesor de negocios de Trump, conocido como el Foro Estratégico y de Políticas. También fue asesor de la Iniciativa presidencial de Empleos en la Industria manufacturera y se reunió con el presidente para hablar sobre el gasto en infraestructura.

Trump confirma salida de EU del Acuerdo de París; promete renegociar

El CEO de Disney, Bob Iger, también anunció este jueves que renunciará al Foro Estratégico y de Políticas, siendo el segundo CEO en hacerlo.

Por una cuestión de principio, he dimitido del Consejo del Presidente por el retiro de #ParisAgreement, dijo Iger en Twitter.

Hasta ahora, Musk había dicho que era prudente poner sus diferencias con Trump a un lado para poder sentarse en la mesa. Esta no es la primera vez que Musk se ha opuesto públicamente a la administración Trump.

Musk estuvo en desacuerdo con la decisión del presidente de firmar una orden ejecutiva en enero que prohibió temporalmente los viajes a territorio estadounidense de ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana.

La decisión de Musk de marcharse es un movimiento audaz de un hombre que tiene mucha piel en el juego.

SpaceX ha anotado una serie de lucrativos contratos gubernamentales en los últimos años. La compañía está cumpliendo actualmente un contrato de 1.600 millones de dólares con la NASA para enviar suministros a la Estación Espacial Internacional.

También tiene un contrato de $ 82.7 millones para enviar un satélite de la Fuerza Aérea estadounidense al espacio en 2018. El mes pasado, lanzó un satélite de espionaje para una agencia de inteligencia estadounidense.

De hecho, SpaceX tiene una misión de reabastecimiento de ISS programada para esta semana.

Pero la transición de la energía sostenible mundial es el eje de los negocios de Tesla y la marca personal de Musk.

Cuando Tesla (TSLA) empezó a aceptar depósitos por su techo solar en mayo, Musk reiteró su creencia de que el mundo está avanzando hacia ese uso generalizado de energía verde.

Esa es la visión para el futuro, es la única visión sensata y la que estamos construyendo, dijo.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeFoto: EFE

Jimmy Morales se 
queda sin partido