Donald Trump pide echar sin juicio a migrantes

"No podemos permitir que esta gente invada nuestro país. Cuando alguien entra, debemos inmediatamente, sin jueces o casos judiciales, enviarlos de vuelta por donde vinieron", escribió Trump en Twitter

FOTO: EFE
FOTO: EFE

WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso ayer privar a los inmigrantes indocumentados de su derecho a comparecer ante un juez y consideró que deben ser deportados inmediatamente tras cruzar la frontera, lo que supondría una violación del principio de debido proceso.

No podemos permitir que esta gente invada nuestro país. Cuando alguien entra, debemos inmediatamente, sin jueces o casos judiciales, enviarlos de vuelta por donde vinieron, escribió Trump en Twitter, mientras se dirigía a su campo de golf en Sterling (Virginia).

 

 

Nuestro sistema –continuó– es una burla a la buena política de inmigración y a la ley y el orden. La mayoría de los niños vienen sin padres (…) ¡Nuestra política de inmigración, de la que se ríe todo el mundo, es muy injusta para todas aquellas personas que han llegado por el sistema legal y llevan años esperando en fila!

 

 

El principio legal de debido proceso establece que el Estado tiene que respetar el derecho de las personas a unas garantías mínimas para que el resultado de cualquier litigio sea justo y equitativo, un precepto que incluye el derecho de las personas a comparecer ante un juez.

En Estados Unidos, cuando los inmigrantes son detenidos por su estatus legal tienen derecho a comparecer ante un magistrado, que decide si deben ser expulsados o, si por el contrario, pueden permanecer en el país.

No obstante, en 2004, el gobierno de George W. Bush estableció que pueden ser deportados de manera exprés aquellos inmigrantes que han llegado ilegalmente a EU en los últimos 14 días y que, en el momento de su arresto, se encuentran a 160 km de la frontera.

Esa norma para las llamadas devoluciones en caliente solo puede ser impuesta a mexicanos y canadienses, aunque Trump intentó sin éxito extenderla a los centroamericanos al comienzo de su mandato.

Más de 500 niños separados de sus padres bajo la política de tolerancia cero a la inmigración fueron reunificados con sus familias en EU, afirmaron funcionarios del gobierno, después de la confusión que siguió al repentino retroceso de Trump respecto a esa política.

El Departamento de Seguridad Nacional dijo que 522 niños separados de sus padres como parte del combate a la inmigración ilegal se han reunido con sus familias, pero otros 2,053 menores permanecen al cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EU.

Mientras, Kerry Kennedy, una de las hijas del ex fiscal general Robert F. Kennedy, se declaró en huelga de hambre para protestar por la política de tolerancia cero del presidente Trump.

Por Agencias

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeFoto: EFE

El régimen mata a niños