Incendian el ministerio de Agricultura en Brasil en protesta contra Temer

La sede del Ministerio de Agricultura fue atacada con bombas molotov, que desataron un incendio, durante la manifestación en Brasilia

FOTO AFP
FOTO AFP

Una masiva protesta convocada por los sindicatos brasileños, que exige la renuncia inmediata del presidente Michel Temer, derivó en hechos de violencia en la capital, Brasilia.

La manifestación, en la que según la Policía Militar participaron entre 35 mil y 40 mil personas, comenzó en forma pacífica pero degeneró en serios enfrentamientos cuando la multitud se aproximó a la sede del Parlamento, donde comenzaron los hechos de violencia que llevaron al mandatario a pedir refuerzos de tropas federales.

La Policía impidió a unos manifestantes adentrarse en los jardines que rodean el Congreso y reprimió ese intento con gases gases lacrimógenos, lo cual acabó desatando focos de disturbios a lo largo de los dos kilómetros de la Explanada de los Ministerios, que concentra todo el poder público nacional.

La sede del Ministerio de Agricultura fue atacada con bombas molotov que desataron un incendio en una de sus entradas, sofocado rápidamente por los bomberos en medio de los desórdenes.

También fueron atacados los Ministerios de Hacienda, Cultura, Turismo y Energía y Minas, y a lo largo de la Explanada muchos de los manifestantes le prendieron fuego a contenedores de basura y otros objetos.

Las autoridades no informaron sobre el número de heridos, que los sindicatos cifraron en una veintena, uno de ellos impactado en el cuello por una bala y que se encontraba estable en un hospital de Brasilia.

 

Temer: entre Tropas y escándalos

El gobierno brasileño ordenó enviar tropas federales a Brasilia para proteger los edificios públicos de los desmanes provocados por grupos de manifestantes que participaban en una masiva protesta contra el presidente Michel Temer.

El Presidente de la República resalta que es inaceptable el vandalismo, que es inaceptable el descontrol, y que no permitirá que esos actos perturben un proceso que se desarrolla de forma democrática y con respeto de las instituciones.

Temer está bajo fuego cruzado desde la semana pasada por unas confesiones de directivos del grupo JBS que lo implican directamente en hechos de presunta corrupción, por los que la Corte Suprema ha decidido iniciar una investigación.

Desde que estalló el escándalo, el pasado día 17, el presidente solamente ha sido visto en público en dos oportunidades, en las que se dirigió a la nación para afirmar que no renunciará y que probará su inocencia ante la Corte Suprema.

 

Con información y fotos de AFP y EFE 

 

 

¿Te gustó este contenido?