Disputa legal en pueblo de EU por baristas de café en bikini

En el poblado de Everett en Washington, Estados Unidos, se vive una fuerte discusión por un local donde las baristas sirven café en mínimas prendas.

Twitter
Twitter

En el pueblo de Everett en el estado de Washington en Estados Unidos hace algunos años abrió el local Bikini Hut, un servicio de café para llevar que dio la vuelta al mundo por la particularidad de que las baristas que preparan las bebidas son atractivas chicas que atienden en brevísimos y hasta reveladores bikinis que dejan muy poco a la imaginación.

Nada nuevo bajo el Sol. En Chile por ejemplo han existido por décadas los llamados Cafés con piernas, donde hasta servicio de striptease se ofrece; y en Europa, conocidos por mantener la vanguardia cuando de erotismo se refiere, abrió una nueva cadena de locales donde además de café se ofrece sexo oral.

Ahora el Bikini Hut está recorriendo los medios internacionales de nuevo porque el Consejo de Ciudad de Everett, conocido como una localidad conservadora y republicana, pasó una ordenanza que cerraría el local bajo los argumento de que las baristas en bikini ofrecen la oportunidad para que escasamente vistan a baristas para que fácilmente se enganchen en una conducta sexual con los clientes.

Incluso la iniciativa cita una ley local que prohibe a los empleados de servicios rápidos en restaurante a exponer su abdomen, pechos y tres pulgadas por encima de las rodillas en sus piernas. Disposiciones que bien podrían pertenecer a la primera mitad del siglo pasado, pero que siguen vigentes en los reglamentos de Everett.

De acuerdo con un reporte de The Washington Post la ordenanza fue motivada por las numerosas quejas por parte de residentes y oficiales.

Por su parte, siete de las baristas juntos con el dueño de Bikini Hut emprendieron una demanda contra la ciudad de Everett argumentando que la ordenanza viola su derecho constitucional de expresarse libremente a través de sus atuendos. Sus abogados aseguran que estas leyes son vagas y ambiguas y que incluso representan discriminación contra las mujeres.

La ciudad aun no ha dado a conocer su postura a raíz de la demanda en su contra, pero la batalla legal ya está llamando la atención de medios de comunicación en todo el mundo. Ustedes qué opinan, ¿indecencia o violación a libertad de expresión?

Por Redacción El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso