Difunden video del interrogatorio del autor de tiroteo en Parkland

La Fiscalía de Broward, Florida, difundió imágenes que muestran la conducta del joven con la policía pocas horas después de ser detenido el pasado 14 de febrero tras asesinar a 17 personas en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas

Foto: EFE
Foto: EFE

El joven Nikolas Cruz, acusado del asesinato de 17 personas en un tiroteo en una escuela secundaria de Parkland (Florida, EU), dijo a la policía cuando fue detenido que tenía un demonio dentro de su cabeza que le ordenaba hacer daño a la gente, según se ha conocido casi seis meses después de la masacre.

Lo que Cruz, de 19 años, le dijo al detective John Curcio el 14 de febrero de 2018 se ha mantenido fuera de la luz pública hasta este lunes, cuando la Fiscalía del condado de Broward divulgó una transcripción del interrogatorio.

Poco después del tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Cruz fue detenido y luego pasó a ser interrogado por Curcio, al que confesó haber disparado con un fusil de asalto a alumnos y profesores dentro del centro del cual había sido alumno.

Cruz aseguró que fue una voz en su cabeza que escuchaba desde que su padre adoptivo murió la que le dijo la noche antes que hiciera daño a la gente.

Fue esa voz, que asegura que empezó a oír más a menudo tras la muerte de su madre adoptiva en noviembre de 2017, la que le sugirió tomar un Uber y dirigirse a su antigua escuela el pasado día de San Valentín.

Para mí, es yo y mi lado malo, dijo Cruz de la voz que oía en su cabeza.

No me gusta el demonio. Tengo miedo, repite el joven ante el detective de la oficina del alguacil del condado de Broward en una declaración contenida en 217 páginas, de las cuales 80 tienen algún contenido oculto.

Lo que se mantiene fuera de la luz pública son los detalles del tiroteo para no perturbar a los sobrevivientes ni a las familias y allegados de los que murieron en la Marjory Stoneman Douglas.

Durante el interrogatorio Cruz cuenta que compró armas para protegerse del demonio, al que a la vez consideraba un amigo imaginario.

No tengo a nadie más, dijo Cruz, quien pidió un psicólogo durante su declaración para averiguar lo qué le pasaba.

Una voz en su cabeza que le conminaba a quemar, matar y destruir lo que fuera, algo que hasta el día de la masacre hizo con animales como pollos y pájaros.

Para tratar de eliminar esa voz en su mente, el joven confesó haber tomado muchas drogas, como Xanax, fármaco utilizado para crisis de angustia o ataques de pánico, y marihuana.

Además, trató de suicidarse dos meses antes de la masacre mediante una sobredosis de ibuprofeno, así como mediante la ingesta abusiva de alcohol, unos pensamientos suicidas que aseguró tener a menudo por su soledad, especialmente tras la muerte de su madre.

Mátenme, simplemente mátenme, dijo el joven cuando el detective salió de la sala para ir a buscar agua.

 

Quiero morir. Al final no eres nada más que algo despreciable. Te mereces morir (…). Quiero morir, repite en otro momento.

 

Una semana antes del 14 de febrero, el joven pensó ir a un parque y perpetrar allí la masacre, pero finalmente no lo hizo.

Lo que le llevó a dirigirse finalmente a la escuela fue que su depresión empeoró, además del recuerdo de una pelea que tuvo con otro alumno por una chica cuando estudiaba allí.

Cuando el detective le leyó los derechos, Cruz, que afronta 17 cargos por asesinato premeditado y otros tantos por intento de asesinato, dijo que no se los merecía.

Un sentimiento de culpabilidad que afloró especialmente con la visita de su hermano Zachary a la oficina del alguacil de Broward, donde tuvo lugar el interrogatorio.

El fusil de asalto AR-15 con el que abrió fuego en el edificio 12 de la escuela secundaria lo compró hace un año o dos por 560 dólares de forma legal, y aseguró que lo hizo para sentirse seguro, algo que su madre conocía.

Calculó un total de 4 mil dólares lo que se había gastado en armas y munición, en tiendas como Dick’s Sporting Goods, que dejó de vender fusiles de asalto y restringió las ventas de armas a menores de 21 años tras el tiroteo de Parkland.

Preguntado por su apellido Cruz, aseguró que no pensaba que era latino sino blanco y dijo además que le gustaba escuchar música triste rusa y alemana, tal y como le ordenaba el demonio.

El pasado fin de semana, un informe del distrito escolar de Broward sobre el historial estudiantil de Cruz evidenció fallas a la hora de tratar sus comportamientos violentos y antisociales.

El informe sostiene que debería haber obtenido ayuda especial en la propia escuela.

 

 

Por EFE

jram

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeCAMPAÑA. O'Rourke fue a
Wisconsin el fin de semana. Foto: AP

Beto O’Rourke recauda 6 mdd en un día