Demandan a Facebook y otra redes por presunto apoyo al terrorismo

Familiares de víctimas del ataque de San Bernardino, demandaron a las compañías Facebook, Google y Twitter debido a su presunto apoyo al terrorismo

El Heraldo de México. Facebook. Foto: Reuters
El Heraldo de México. Facebook. Foto: Reuters

Familiares de víctimas del ataque de San Bernardino, California, demandaron a las compañías Facebook, Google y Twitter debido a su presunto apoyo al terrorismo, informaron autoridades judiciales.

Familiares de las víctimas del atentado terrorista de San Bernardino, ocurrido el 2 de diciembre de 2015, presentaron la querella la víspera en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de California.

En aquel atentado al Centro Regional de San Bernardino, un suburbio al Este de Los Angeles, una pareja de esposos, quienes colocaron algunos de sus planes en las redes sociales, planeó cometer el atentado que dejó 14 muertos y 22  heridos.

Los demandantes acusan a los tres gigantes tecnológicos de apoyar conscientemente al Estado Islámico y su agenda extremista, permitir la construcción de una enorme presencia en línea y propagar sus creencias extremistas, atrayendo reclutas y promoviendo ataques.

Los familiares de Sierra Clayborn, Tin Nguyen y Nicholas Thalasinos, quienes resultaron muertos durante el atentado de Syed Rizwan Farook y su esposa, Tashfeen Malik, fueron quienes presentaron la demanda.

Los miembros de la familia consideran que las plataformas de las empresas de medios sociales representaban un apoyo material al Estado Islámico y que el contenido en línea publicado allí alimentó la radicalización de Malik y Farook.

Incluso si Farook y Malik nunca habían estado en contacto directo con ISIS, el uso de ISIS de los medios de comunicación social influyó directamente en sus acciones el día de la masacre de San Bernadino, dice la demanda, usando el acrónimo de Estado Islámico.

Sin los acusados ​​de Twitter, Facebook y Google (YouTube), el crecimiento explosivo de ISIS en los últimos años en el grupo terrorista más temido en el mundo no habría sido posible, puntualizó la demanda.

La demanda sostiene que las compañías son responsables de ayudar y fomentar actos de terrorismo internacional, muerte injusta y proporcionar apoyo a un grupo de terror extranjero designado, entre otras reclamaciones.

Hasta el momento, portavoces de Twitter, Facebook y Google no han emitido ningún comentario sobre la demanda.

En todo Estados Unidos, demandas similares contra empresas de redes sociales han sido desestimadas por los tribunales debido a la Ley de Decencia de Comunicaciones, que inmuniza a proveedores en línea de responsabilidad sobre las publicaciones de usuarios.

Los abogados que representan a las familias de las víctimas han presentado demandas con acusaciones casi idénticas contra compañías de medios sociales en nombre de las víctimas en la masacre en la discoteca Pulse en Orlando, Florida, y el padre de un estudiante de Cal State Long Beach que murió en un atentado terrorista en París.

En estos casos, Google, Facebook y Twitter han declarado en los documentos de la corte que simpatizan con las víctimas de estos eventos abominables, pero no son responsables de lo ocurrido.

En un intento de despedir la demanda de Pulse en documentos judiciales presentados el viernes, los gigantes de la tecnología sostuvieron que las familias de las víctimas confiaban en una cadena de eventos ténues y especulativos para culpar a los medios sociales de la auto-radicalización del pistolero de Orlando.

Las compañías afirmaron que aceptar tal teoría ilimitada de la masacre del club nocturno de Orlando tendría consecuencias asombrosas, exponiendo cada plataforma en línea a la posible responsabilidad por violencia terrorista en cualquier parte del mundo, simplemente porque los terroristas que cometieron el ataque podrían tener vínculos con algunos de los miles de millones de usuarios de las plataformas .

Poco después de la masacre de San Bernardino, el director de la Agencia Federal de Investigaciones (FBI), James B. Comey, dijo que no había pruebas de que la pareja fuera dirigida por una red terrorista más grande, aunque había señales de inspiración potencial de organizaciones terroristas extranjeras.

Internet permite que la gente consuma veneno y se radicalice, dijo en su momento Comey.

Investigadores más tarde descubrieron mensajes privados que Malik envió a Facebook a un grupo de amigos paquistaníes en 2012 y 2014, prometiendo apoyo a la yihad islámica y expresando su deseo de unirse a la lucha.

El día del tiroteo, Malik utilizó Facebook para jurar lealtad a Abu Bakr Baghdadi, el líder del Estado Islámico. El acto se hizo antes de que Malik y Farook fueran abatidos en un tiroteo con las autoridades.

Por Notimex (José Romero Mata. Corresponsal

¿Te gustó este contenido?