Cristina, a juicio y es candidata

Mañana comienza a ser juzgada por corrupción; el sábado se destapó para la vicepresidencia de Argentina

Cristina Fernández buscará la vicepresidencia de Argentina de la mano de Alberto Fernández. FOTO: AP
Cristina Fernández buscará la vicepresidencia de Argentina de la mano de Alberto Fernández. FOTO: AP

El primer juicio por corrupción contra Cristina Fernández de Kirchner comenzará mañana, cuatro días después de destaparse para la vicepresidencia de Argentina, en la fórmula que intentará ganarle al actual mandatario liberal Mauricio Macri.

Cristina remeció el tablero político argentino el pasado sábado al anunciar sorpresivamente que no será la número uno en la fórmula presidencial de su partido en las elecciones de octubre, sino la número dos.

Su exjefe de gabinete, Alberto Fernández, otrora muy crítico con la gestión de la mandataria, será el candidato presidencial. Una bomba neutrónica cayó sobre la Argentina, dijo el analista Roberto Bacman, del Centro de Estudios de Opinión Pública CEOP LATAM.

El anuncio de Cristina Fernández cambia totalmente el rumbo de la política electoral, las hipótesis electorales y las mediciones que se habían hecho hasta ahora. Alberto Fernández dijo ayer que no es un títere de su segunda de lista, como aseveraron sus críticos cuando se conoció la candidatura. Muchos decían que ejercía una gran influencia sobre ella en esta etapa, y ahora creen que soy un títere.

No soy ni una cosa ni la otra, afirmó Alberto Fernández en declaraciones a los medios en la puerta de su casa del barrio porteño de Puerto Madero cuando regresaba de pasear a su perro. Que Cristina esté conmigo es maravilloso, porque es como tener a Messi y yo soy el nueve que hace los goles, comparó.

Preguntado por la inusual decisión de la antigua jefa de Estado para concurrir como vicepresidenta, Alberto Fernández lo atribuyó a la generosidad de Cristina para con Argentina. La expresidenta Cristina Fernández cree que yo sirvo más para este momento que ella, siente que la Argentina de hoy no es igual que la que le tocó a ella, consideró.

AL BANQUILLO

Respecto a su juicio, Fernández de Kirchner, de 66 años, considera que las causas en su contra responden a una persecución política. Es senadora por el peronismo de izquierda. Un tribunal de Buenos Aires iniciará mañana el primero de, posiblemente, varios juicios contra Cristina Fernández de Kirchner, porque sobre la expresidenta argentina pesan una docena de causas por presunta corrupción.

En esta ocasión, Fernández Kirchner será juzgada por haber favorecido a las empresas de Lázaro Báez, un empresario allegado a ella y a su esposo Néstor que ganó prácticamente todas las licitaciones en la provincia de Santa Cruz durante los tres periodos de gobierno de la pareja (2003-2007, 2007-2011 y 2011-2015).

Según la acusación, numerosas obras fueron pagadas, pero no terminadas y el precio de los trabajos estuvo sobrevaluado. Era una maquinaria armada para estafar a los argentinos. Arrancaba en el ministerio de (planificación Federal a cargo de Julio) De Vido y se pergeñaba todo para que la plata, en lugar de a obras, fuera a los bolsillos del grupo Austral, de Báez, aseguró Javier Iguacel el exjefe de Vialidad, el organismo público que administra las rutas. Fue Iguacel quien promovió la causa judicial.

En el proceso serán juzgados tres personajes clave del kirchnerismo: Lázaro Báez, el empresario que se enriqueció durante los gobiernos de los Kirchner, el exministro Julio de Vido y José López, el exviceministro. López es tristemente célebre en Argentina desde junio de 2016 cuando fue arrestado mientras intentaba esconder bolsos con nueve millones de dólares en un convento en las afueras de Buenos Aires.

Por AFP, EFE Y AP

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeMaduro
conmemoró los 198
años del aniversario de la Batalla de Carabobo. Foto: Reuters

Maduro se va contra Duque