Con el T-MEC las medicinas, más caras

Los tratados comerciales son para proteger a las industrias y alentando la competencia para que los consumidores se beneficien con más productos.

Armando Guzmán /  El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

El día que el Senado mexicano aprobó la ratificación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (T-MEC), recibí de un importante grupo de analistas y consultores internacionales mucha documentación que demuestra que debido al tratado, México será quien en el futuro cercano pagará precios más altos por sus medicinas.

El análisis separa país por país, la extensión que el nuevo acuerdo otorgará a nuevas y actuales patentes médicas, demostrando que eso, favorecerá a los laboratorios que con la enorme fuerza de sus billones de dólares, intenta aplastar a la industria de los medicamentos genéricos que compiten con las medicinas originales con precios mucho más bajos.

La extensión en tiempo de las patentes, es importante, porque por años evitará la copia de los medicamentos y sin esa competencia, los precios de la mayoría de las medicinas para usted se irán por los cielos.

Los tratados comerciales son para proteger a las industrias, alentando la competencia y crecimiento de los mercados para que los consumidores se beneficien con más productos a menores precios. No hay problema en que el nuevo T-MEC como le llamamos en México, o USMCA como le llamamos en Estados Unidos, proteja con patentes a los inventores de los nuevos medicamentos que hacen milagrosa a la medicina moderna.  Los grandes fabricantes invierten en investigaciones, análisis y pruebas de sus medicamentos miles de millones de dólares.

El problema es que eso, en EU, fue pretexto para elevar los precios de las medicinas sin proporción ni decencia. Los abusos son ofensivos. Imagínese, el medicamento más efectivo para tratar la hepatitis C por 3 meses cuesta 110 mil dólares.  Si, no es un error, el equivalente sería de 2 millones 90 mil pesos.

El nuevo T-MEC extenderá aún más la exclusividad de esas patentes; México otorga 5 años de exclusividad por datos de prueba para nuevas entidades químicas, ahora la extenderá 3 años más.  El tratado también obligará a México a proteger de sus competidoras la información clínica de las farmacéuticas, extendiendo la protección a compuestos médicos de nuevos usos… que hoy… la ley mexicana no contempla.

Eso extenderá los monopolios de muchos medicamentos y demorará la entrada de medicinas genéricas y biosimilares causando precios más altos. Canadá y Estados Unidos resultarían afectados negativamente también, pero no tanto como México.

En el Capitolio en Washington muchos demócratas se oponen a extender las patentes, temiendo monopolios y manipulación de precios. A eso súmele que hay otros problemas en otros temas y eso podría hacer que el Congreso de EU rehúse aprobar al tratado sin modificarlo.

Conclusión: en el Congreso en Washington, nadie sabe como renegociar esto, en lo que todos si coinciden es que en su forma actual el USMCA, corre peligro, por lo tanto la ratificación del T-MEC en México de ninguna manera puede ya considerarse final.

Por Armando Guzmán

*Periodista

[email protected]

@armandoreporta

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeIlustración: Miguel Ulloa

La luna, reconquista que seduce