Chalecos atizan fuego en París

Manifestantes denunciaron que hay problemas más importantes que la reconstrucción de Notre Dame

28 mil
28 mil "chalecos amarillos" se manifestaron en Francia; nueve mil de ellos en París. FOTO: ESPECIAL

La capital francesa ardió de nuevo. Ni el inminente anuncio de Emmanuel Macron para apoyar a la clase media, ni la reciente tragedia en la Catedral de Notre Dame frenaron a los chalecos amarillos, que salieron por vigésimo tercer sábado consecutivo a las calles.

Los manifestantes prendieron varios fuegos el sábado durante su marcha a través de París para transmitir su mensaje a un gobierno que creen está olvidando a los pobres: que la reconstrucción de la Catedral de Notre Dame, dañada por el fuego, no es el único problema que Francia tiene que resolver.

Al igual que los chalecos de alta visibilidad que usan los manifestantes, los pequeños incendios dispersos en París parecían ser un llamamiento colectivo al gobierno del presidente francés Macron: ¡Voltea a verme, yo también necesito ayuda!.

Algunos portaban pancartas contra la hipocresía de multimillonarios ricos que prometían un total de más de mil millones de euros para reconstruir Notre Dame, diciendo que los líderes empresariales no habían hecho nada para mejorar los bajos salarios en el país.

La policía disparó cañones de agua y roció gas lacrimógeno para tratar de controlar a los manifestantes más radicales que cometieron actos violentos al margen de la marcha mayormente pacífica y que fue de las varias acciones que se produjeron en París y otras ciudades francesas.

Automóviles, motocicletas y múltiples barricadas ardieron en las calles del este de París, como parte de actos dispersos de violencia.

Varios chalecos amarillos enmascarados lanzaron adoquines y bengalas contra la policía antidisturbios, que intentaba contener a la multitud.

Los alborotadores también saquearon por lo menos dos tiendas y un manifestante vestido de negro saltó sobre un Mercedes estacionado, destrozando su parabrisas.

Los bomberos de París apagaban múltiples incendios pequeños pero impresionantes alrededor de la Plaza de la República. El olor a gas lacrimógeno, mezclado con humo negro, hacía difícil respirar el aire.

La televisión francesa mostró imágenes de médicos voluntarios atendiendo a un manifestante con chaleco amarillo tendido en el suelo.

La Jefatura de Policía de París dijo que las autoridades detuvieron a más de 227 personas en las primeras horas de la tarde y que hicieron inspecciones aleatorias a más de 20 mil.

 

Por Redacción El Heraldo de México

oos

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbePermanecer largo tiempo en la cima aumenta los riesgos de congelación. FOTO: AP

Hacen fila en el Everest y mueren 4