Bolsonaro restringe su aprobación

Aclaró que armas de bajo calibre sí podrán usar, pero fusiles y escopetas, no

Los gobernadores de 14 de
los 27 estados
brasileños
publicaron una
carta contra la
resolución.FOTO: ESPECIAL
Los gobernadores de 14 de los 27 estados brasileños publicaron una carta contra la resolución.FOTO: ESPECIAL

BRASILIA. Luego de que el pasado 7 de mayo un decreto flexibilizara a ciudadanos la posesión, venta y portación de armas, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rectificó ayer puntos de su resolución para determinadas categorías, tras críticas de numerosas instituciones y constatarse una brecha que facilitaba a civiles la adquisición de fusiles.

Bolsonaro aclaró que el porte de armas a ciudadanos será de pistolas o revólveres y que quedará excluido todo tipo de fusil, carabina y escopeta.

Sólo los propietarios rurales podrán adquirir ese tipo de armas largas y mantenerlas en sus casas, añadió el gobierno, tras informar que los cambios fueron introducidos a partir de los cuestionamientos realizados ante la Justicia, en el ámbito del Poder Legislativo y por la sociedad en general.

El lunes pasado, la fabricante brasileña de armas Taurus anunció que desde la publicación del decreto en el país recibió 2 mil pedidos de su fusil semiautomático T4, lo que hizo subir 7.6 por ciento sus acciones en la Bolsa de Sao Paulo.

Sin embargo, ayer sus acciones registraban a inicios de la tarde un retroceso de 3.5%.

La decisión fue tomada después de que gobernadores de 14 de los 27 estados brasileños publicaran el martes una carta abierta contra el decreto, ya que consideraron aumentaría la violencia en el país.

Al contrario, aumentarán la cantidad de armas y municiones que podrán abastecer a delincuentes y también los riesgos de que discusiones y peleas de nuestros ciudadanos acaben en tragedias, expresaron.

La nueva normativa mantiene la liberación de la importación de municiones y armas para todas las personas autorizadas a portarlas, aunque sólo después de que las operaciones sean aprobadas por el Comando del Ejército, que junto con la Policía Federal estará a cargo de la fiscalización de todo lo relativo a los permisos.

Para tener derecho al porte, los interesados deberán tener al menos 25 años de edad, carecer de antecedentes penales y comprobar idoneidad moral, sicológica y capacidad técnica para el uso de armas.

Dicha flexibilización es una promesa de Bolsonaro, que le dio un gran apoyo durante su campaña electoral.

Por Redacción El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Orbe La multitud ocupó por completo una importante vía y calles aledañas paralelas al puerto de Victoria. Foto: AP

Difícil parar el enojo en Hong Kong