Rivales de Sanders tratan de pararlo en debate previo al Súper Martes

Las críticas contra Sanders fueron más allá de sus posibilidades de ganar a Trump y sus rivales le atacaron por su plan de salud universal

Los rivales atacaron a Sanders por su plan de salud universal. Foto: EFE

El Partido Demócrata puso este martes por primera vez al senador izquierdista Bernie Sanders en el centro de uno de sus debates a la Casa Blanca por su nueva condición de favorito, por lo que se convirtió en el objetivo de sus rivales, que trataron de pararlo a las puertas del decisivo Súper Martes.

Estoy escuchando mencionar un poco mi nombre. Me pregunto por qué será, dijo Sanders a los pocos minutos de empezar el debate, organizado por la cadena CBS en Charleston con motivo de las primarias que tendrán lugar este sábado en Carolina del Sur.

Sanders llegó al debate tras arrasar en los caucus del pasado fin de semana en Nevada y de ser también el candidato más votado en las dos primeras contiendas –Iowa y Nuevo Hampshire-, lo que le ha situado en cabeza de las primarias demócratas en cuanto a delegados y lo ha convertido en el rival a batir.

Además de Sanders, participaron del debate el exvicepresidente Joe Biden, las senadoras Elizabeth Warren y Amy Klobuchar, el exalcalde Pete Buttigieg y los multimillonarios Michael Bloomberg (exalcalde de Nueva York) y Tom Steyer.

La congresista Tulsi Gabbard fue la única candidata que sigue en las primarias que no logró cumplir los requisitos impuestos por el partido para estar sobre el escenario esta noche en Charleston.

Perderlo todo

El moderado Buttigieg, el segundo candidato con más delegados a la fecha, alertó que una candidatura de Sanders no solo puede costarle a los demócratas perder las elecciones presidenciales contra Donald Trump, sino también la recién reconquistada Cámara Baja del Congreso.

El exalcalde de South Bend (Indiana) notó que los congresistas demócratas que enfrentan elecciones disputadas este 2020 en sus distritos están huyendo de su plataforma (la de Sanders) tan rápido como les es posible.

Bloomberg, por su parte, que presume de atraer a los votantes conservadores escépticos con Trump preguntó: ¿Alguien en esta sala puede imaginarse a republicanos moderados votando por él (por Sanders)?.

Warren salió al rescate de Sanders y dijo que Bloomberg, que fue alcalde de Nueva York como republicano, es en realidad el candidato más arriesgado que pueden elegir los demócratas: No me importa cuánto dinero tenga Bloomberg, la base del Partido Demócrata nunca confiará en él. No se ha ganado su confianza.

Sanders sacó entonces a relucir las más recientes encuestas que le sitúan por delante de Trump no solo en el cómputo general sino también en los Estados clave, aunque la duda entre algunos demócratas sobre una posible debacle electoral está ya sembrada.

Armas, salud y política exterior

Las críticas contra Sanders fueron más allá de sus posibilidades de ganar a Trump y sus rivales le atacaron por su plan de salud universal, por haberse opuesto en el pasado a cierta regulación de las armas y por reconocer los progresos sociales en países como China o Cuba.

Biden recordó la masacre de 2015 en una iglesia precisamente de Charleston, cuando un joven supremacista blanco asesinó a nueve feligreses afroamericanos.

No digo que él (Sanders) sea responsable por las nueve muertes, pero ese hombre no hubiese podido tener esa arma, dijo Biden, al recordar que el senador izquierdista se opuso a una medida que fijaba tiempos de espera para adquirir armas.

Sus rivales también criticaron el coste que supuestamente tendrá el plan de salud universal que Sanders quiere implementar, a lo que este recordó que, según recientes estudios, en realidad será más barato que el sistema actual y salvará 68 mil vidas al año.

Un argumento que no pareció convencer a los otros demócratas, que defienden versiones avanzadas del sistema actual de aseguradoras privadas, que tiene un altísimo coste para los contribuyentes y que deja a millones de estadounidenses sin cobertura.

Sanders también tuvo que enfrentar su reciente reconocimiento a las políticas sociales del exlíder cubano Fidel Castro, un comentario que se ha convertido en un auténtico escándalo en las propias filas demócratas y en los medios de comunicación.

Lo que dije, es lo mismo que dijo Barack Obama: Cuba hizo un gran progreso en educación y salud, defendió.

De vez en cuando -añadió- sería una buena idea ser honesto sobre la política exterior estadounidense y eso incluye el hecho de que Estados Unidos ha derrocado Gobiernos por todo el mundo: en Chile, en Guatemala, en Irán.

Carolina del Sur y súper Martes

Las primarias de este sábado en Carolina del Sur son las primeras en las que la mayor parte del electorado demócrata es afroamericano, por lo que Biden, quien fue vicepresidente de Obama (2009-2017), guarda esperanzas de relanzar una candidatura que hasta la fecha ha naufragado.

Según el promedio de encuestas elaborado por Real Clear Politics, Biden encabeza la intención de voto en Carolina del Sur con un 30 %, seguido por Sanders con un 22% y con un 13% Steyer, quien ha invertido millones de dólares en publicidad con el votante afroamericano como objetivo.

Carolina del Sur dará paso al decisivo Súper Martes, la cita más importante de las primarias demócratas este próximo 3 de marzo, con 14 estados convocados a las urnas -entre ellos California y Texas-, un tercio de todos los delegados en disputa y con Bloomberg por primera vez en las papeletas. 

Por: EFE

cvg

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.