Atentado enluta festejo de Mahoma en Kabul

Un Kamikaze entró a un salón de estudio para religiosos, en Kabul durante un evento conmemorativo del nacimiento del profeta Mahoma

Los sobrevivientes heridos reciben tratamiento en el hospital Wazir Akbar Khan en Kabul. Foto: AFP.
Los sobrevivientes heridos reciben tratamiento en el hospital Wazir Akbar Khan en Kabul. Foto: AFP.

KABUL. La capital afgana se tiñó de sangre después de que un atacante suicida detonó ayer sus explosivos en medio de un encuentro de estudiosos islámicos, matando, al menos, 50 personas y dejando otras 83 heridas.

 

El ataque ocurrió en un evento conmemorativo del nacimiento del profeta Mahoma, dijo el portavoz del Ministerio de Salud Pública, Wahid Majroh.

 

Un suicida hizo detonar su carga explosiva en un salón de usos religiosos durante una ceremonia, en la capital afgana, dijo el portavoz de la policía de Kabul, Basir Mujahid, confirmando el balance.

 

Las víctimas del ataque desafortunadamente son todos estudiosos religiosos reunidos para conmemorar el nacimiento del profeta Mahoma, dijo vocero del jefe de policía de Kabul.

 

 

Familiares de víctimas de explosiones se reúnen frente a un hospital de la organización de ayuda italiana Emergency en Kabul. Foto: AFP.

 

 

Aclaró que no se le había pedido a la policía que diera seguridad para el evento y que el agresor ingresó fácilmente al local. Mohammad Muzamil, un camarero en el salón de bodas, dijo que había ido al fondo del local a buscar agua para los invitados cuando escuchó la explosión.

 

Todo estaba cubierto de humo y polvo, dijo. Había cadáveres por todas partes en las sillas, gran cantidad.

 

UN KAMIKAZE ENTRÓ A UN SALÓN DE ESTUDIO PARA RELIGIOSOS, EN KABUL. El Heraldo de México.

 

La policía selló los caminos hacia el sitio del ataque. Centenares de familiares se congregaron en hospitales locales, examinando las listas de muertos y heridos.

 

 

 

Por EFE, AFP y AP

jrr

 

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OrbeVenezuela tiene la gasolina
más barata del mundo, pero no hay. Foto: Reuters

Escasea ahora el combustible