Atacan funeral en Kabul, 6 muertos y 87 heridos

Tres atacantes suicidas se inmolan durante el funeral de una de las víctimas que protestaban por el sangriento atentado del coche bomba del miércoles

FOTO EFE.
FOTO EFE.

Al menos seis personas murieron y 87 resultaron heridas a causa de tres explosiones en cadena ocurridas durante el funeral por uno de los fallecidos ayer en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes que protestaban por el sangriento atentado del miércoles.

Al menos 80 muertos y más de 300 heridos por atentado en Kabul

Tres atacantes suicidas se inmolaron sobre las 15.30 hora local en el área de Sra-e-Shamali, en el oeste de la capital afgana, cuando se celebraba el funeral por una de las cinco víctimas mortales de las protestas del viernes, explicó en rueda de prensa el jefe del Gobierno afgano, Abdulá Abdulá.

Cuando la gente estaba de pie para los rezos del funeral ocurrieron tres explosiones. (…) Los atacantes suicidas tomaron posiciones entre las personas que rezaban, esto muestra la gravedad del crimen del cobarde enemigo, detalló el dirigente, que se encontraba entre los asistentes al acto funerario.

Además de Abdulá, también estaban en el lugar del ataque el ministro de Exteriores, Salahuddin Rabbani, y varios parlamentarios y altos cargos, si bien ninguno de ellos sufrió heridas en la acción.

Según el último balance ofrecido por el portavoz del Ministerio de Salud Pública, Ismail Kawusi, seis personas murieron en el atentado y otras 87 han sido trasladadas a hospitales de la capital con heridas de diversa consideración.

Los talibanes se desvincularon del ataque y afirmaron que fue producto de la enemistad entre los enemigos, en referencia a las disputas internas en el seno del Ejecutivo afgano, según un mensaje del portavoz insurgente Zabihullah Mujahid en su cuenta de Twitter.

Este es el segundo ataque de envergadura registrado en la capital afgana desde el miércoles, cuando un coche bomba causó 90 muertos y 463 heridos a la entrada de la zona de alta seguridad.

El atentado de hace tres días, que todavía no ha sido reivindicado, es uno de los más sangrientos desde la invasión estadounidense en 2001 y ayer provocó protestas violentas que se saldaron con cinco muertos y diez heridos.

EFE

¿Te gustó este contenido?