Análisis: Migración hacia EU, en declive

De acuerdo con el reporte, "en su forma actual, la inmigración ilegal de México a Estados Unidos ha estado en declive durante casi 15 años".

El Heraldo de México. Migrantes centroamericanos. Foto. Cuartoscuro
El Heraldo de México. Migrantes centroamericanos. Foto. Cuartoscuro

Más y más, los cruces fronterizos ilegales hacia Estados Unidos están motivados menos por problemas en México que por conflictos más al sur, estimó un análisis de la organización Stratfor.

De acuerdo con el reporte, en su forma actual, la inmigración ilegal de México a Estados Unidos ha estado en declive durante casi 15 años, gracias en gran parte, a la mejora de la economía de México y la desaceleración del crecimiento demográfico.

Sin embargo, tras apuntar que los jóvenes mexicanos parecen menos presionados a emigrar, se considera que nuevamente la situación en Centroamérica es responsable del alza en la mayor parte de la variación de los flujos migratorios hacia el norte de América.

En octubre de 2016, el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de EU detuvo a unas 45 mil personas. Para marzo de este año, la cifra mensual había bajado a 16 mil.

De acuerdo con estadísticas de la Patrulla Fronteriza, en el período de octubre de 2015 a septiembre de 2016 (que marca el año fiscal en ese país), las aprehensiones de indocumentados otros que mexicanos en la frontera con México, llegaron a 218 mil 110 personas, mientras que las detenciones de mexicanos fueron 190 mil 760.

Existen posiciones encontradas sobre el camino a seguir, dado que muchas voces en la región promueven la mano dura indiscriminada contra esos flujos migratorios, defendiendo que la baja de los flujos obedece a esta.

Pero de acuerdo con Stratfor, la disminución se debe en buena parte a los cambios de posición gubernamental y de carácter administrativo en los países que conforman la región del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

A esto se suma que los riesgos humanitarios han aumentado para las poblaciones desplazadas inmigrantes, porque las organizaciones delictivas encarecen los movimientos entre países. Los precios pueden llegar a alcanzar de tres mil 500 a ocho mil dólares.

Esa situación afecta particularmente a las sociedades de las naciones centroamericanas, con poblaciones con mayor número de pobreza que México, consignó Stratfor.

El costo prohibitivo de migrar en circunstancias inciertas ha impedido que muchas personas arriesguen sus ahorros y su seguridad para viajar a Estados Unidos. El viaje a través de México no es fácil para los centroamericanos, quienes a menudo son víctimas de cárteles y policías corruptos mientras viajan hacia el norte, señaló.

Tres países en particular –Guatemala, Honduras y El Salvador– representan la mayor parte de los inmigrantes no mexicanos detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México, precisó.

Debido a que estos países son mucho más pequeños que México, nunca estarán cerca de provocar una oleada de migración al nivel de la escala de la observada desde México en los años ochenta y noventa, agregó, al advertir que a diferencia de México, sin embargo, sus economías no están mejorando.

De acuerdo con las cifras citadas en el análisis, la tasa anual de homicidios en El Salvador es de 80 por cada 100 mil habitantes, mientras que Honduras es de 59 por 100 mil, o sea más de 10 veces la de Estados Unidos. La mayoría de los presuntos migrantes, al mismo tiempo, son trabajadores informales o ganan apenas el equivalente de 300 dólares por mes.

En ese sentido aseguró que la pobreza extrema de Centroamérica, y el crimen sin control, continuarán haciendo que el viaje a la tierra de oportunidad (Estados Unidos) sea una propuesta atractiva para aquellos que pueden pagarla y optar por afrontar el riesgo.

Por añadidura, señalan que desde 2013, México ha puesto mayores problemas al paso de los centroamericanos a través de su territorio, particularmente en el estado de Chiapas, en la frontera con Guatemala.

Las autoridades mexicanas vigilan más a fondo los ferrocarriles y las carreteras que antes y el número de migrantes deportados cada año casi se duplicó entre 2013 y 2016, cuando llegó a 153 mil. Y en ese sentido destacó que este tipo de cooperación transfronteriza es crucial para la seguridad tanto de México como de Estados Unidos algo que los profesionales de la seguridad del gabinete de Trump sin duda tomarán en cuenta a medida que la administración elaborará su política sobre otros temas.

Pero de acuerdo con la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), esa creciente actividad se ha traducido en mayores abusos y violaciones contra los derechos humanos a su paso por México.

Ante la tragedia, Stratfor señala que en todo caso, que los mendigos mutilados en las calles de Guatemala, El Salvador o Honduras pueden ser los afortunados que sobrevivieron a la peligrosa travesía a través de México.

POR GUADALUPE GONZÁLEZ (Catedrática universitaria)

orbe@heraldodemexico.com.mx

¿Te gustó este contenido?