Zozobra en sector salud

Será hasta el 4 de diciembre cuando se conozcan los requerimientos de medicinas del sector público para 2020

Rogelio Varela / Corporativo / Heraldo de México
Rogelio Varela / Corporativo / Heraldo de México

a industria farmacéutica encara un panorama incierto sobre las compras de medicamentos del gobierno federal proyectadas para 2020.

Luego que la subasta del segundo semestre de este año quedó a medias con cientos de claves sin cubrir, aún se desconocen los requerimientos del sector púbico.

Como sabe, el poderoso Consejo Nacional de Salud (Conasa) será la entidad encargada de informar el listado de medicinas que sustituirá al llamado Cuadro Básico que operó por años, pero la promesa es que ese listado se dará a la publicidad hasta el 4 de diciembre.

No es un tema menor por los tiempos acotados para realizar la compra consolidada de medicinas por parte de la Oficialía Mayor de la Secretaría Hacienda, ya que los laboratorios en estos momentos no pueden hacer la planeación de insumos, lo que eleva los riesgos de un mayor desabasto de medicinas que tanto niegan las autoridades.

A la fecha ni la Secretaría de Hacienda, de Arturo Herrera, y mucho menos Salud, de Jorge Alcocer, se han pronunciado al respecto, en el entendido que la Conasa, a cargo de María Eugenia Lozano, ha dado a conocer los criterios para la nueva lista de medicinas.

En otras palabras, el gobierno desconoce el principio de planeación en un tema tan delicado como es el sector salud.

Y bueno, un segundo descalabro en la compra de medicinas por parte de la 4T haría que varios laboratorios farmacéuticos extranjeros comiencen a replantear su permanencia en México. Por lo que refiere a las empresas de capital nacional que surten la mitad de las unidades que compra el gobierno, la preocupación crece por las dudas sobre la compra de sales y otros insumos en un ambiente de fuerte volatilidad en los mercados financieros por tratarse de importaciones.

Añada que, de la subasta realizada hace un par de meses, 62 por ciento de las claves no se cubrieron, lo que significa que más de mil 900 productos actualmente no son surtidos al sector público.

El valor del mercado farmacéutico mexicano, medido por las compras del gobierno, significan 30 por ciento de la facturación; el resto corresponde a compras del sector privado, pero las familias de menores ingresos son las que tienen que acudir al sector público cuando se enferman.

LA RUTA DEL DINERO

A dos años de los sismos que sacudieron al país, gobierno y empresas rinden cuentas de sus labores de reconstrucción. Una de las firmas privadas más activas en ese tema ha sido Banorte, de Carlos Hank González, con su programa Banorte adopta una comunidad, que incluso ha sido mencionado en las conferencias mañaneras como una de las iniciativas más destacadas al lograr la reconstrucción de 631 casas, amén de varias acciones dirigidas a los servicios salud, como son la aplicación de mastografías y talleres educativos dirigidos al manejo de finanzas personales en siete de las nueve entidades federativas afectadas. Un esfuerzo que demuestra la vocación del llamado banco fuerte de México.

POR ROGELIO VARELA

[email protected] 

@CORPO_VARELA

 edp

¿Te gustó este contenido?