Zepeda: caballo que… ¿alcanza?

Más de un mes atrás, un par de personas del equipo de Josefina Vázquez Mota enseñaban por doquier encuestas y ambos, por separado, coincidían: Zepeda va subiendo y es buena opción (…) en cosa de 20 días nos vamos al 4o, me whatsappeó uno de ellos el 10 de abril.

Un par de semanas después de lo que habían calculado, el vaticinio casi se confirma con las encuestas recientes que muestran que el perredista Juan Zepeda, técnicamente, ya empató (y hasta rebasó) a la ex candidata presidencial panista.

Cómo lo logra Zepeda es un buen tema para la sobremesa, pues viene de atrás, con un partido pulverizado que lleva agonizando más de una década y con una sombra tan grande como la de Andrés Manuel López Obrador, quien se presenta como el único dueño de la franquicia de la izquierda en este país.

Hacerlo en un mes, además, es otra hazaña. Pero nada de esto me parece tan asombroso como el hecho de que haya logrado que pocos le cuestionen el máximo trofeo que presume en la campaña: haber abatido el delito en Neza, donde gobernó de 2013 a 2015, lo cual es un logro a medias, por la parcialidad que muestran lo datos al respecto.

O bien, será que nadie quiere verlo así por la posibilidad romántica de ver a un jinete que alcanza y gana. Pero la realidad muestra que es un logro más parcial de lo que le gustaría admitir al perredista Zepeda: los homicidios dolosos bajaron el primero y segundo año de su administración, pero antes de su cierre los dejó igual que como los recibió, por ejemplo (pasó de 171 casos por cada 100 mil habitantes a 172 casos entre 2012 y 2015).

Otro delito que creció fue el secuestro, el cual se triplicó al pasar de 4 casos en 2012, un año antes de su llegada al Ayuntamiento, a 11 casos el año en que dejaba la administración Zepeda. En 2015, Neza tuvo 161.84 robos de auto con violencia por cada 100 mil habitantes; en el país, esa tasa fue de 37.79 casos y en el Edomex (la entidad con más casos de robo de vehículo con violencia) tuvo 141.83 casos.

Josefina y su equipo, según algunos de los participantes de esta campaña, no notan esos datos, que sí deberían pesar al momento de hacer una evaluación ponderada. Lo que sí valoran, y mucho, son los números de las encuestas, donde Zepeda ya tiene dos dígitos hace tiempo.

Oro molido para una candidatura agonizante, a punto de perderse en el pantano de la indiferencia ciudadana, pues la gente ha dado muestra de que poco o nada ha conectado con la propuesta azul.

De salida

Se dice que el mero encargado de aceitar un encuentro entre los zepedas y los josefinos, a fin de buscar una declinación, es Francisco Santos, el titular del organismo del agua en Naucalpan. Él fue panista y hoy es el único perredista trabajando en dicha administración albiazul.

Ya antes ha dado muestras de que navega bien en ambos universos, como cuando fue el primer perredista en reconocer como Presidente a Calderón, en un acto en Los Pinos en 2008. Ya se verá.

 

¿Te gustó este contenido?