Yalitza entrega Oaxaca al capitalismo

Materializa lo que ningún gobernador de esa entidad pudo: rendirse ante el sistema económico que rige al planeta

Carlos_Mota
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

Qué fenomenal logro el de Yalitza Aparicio de aparecer en la portada de la revista Vogue. Cuán simbólica y potente entrega de Oaxaca y de lo oaxaqueño ha hecho esa actriz al capitalismo.

Yalitza Aparicio ha materializado lo que ningún gobernador de esa entidad pudo: rendirse ante el sistema económico que rige al planeta y ante uno de sus símbolos más icónicos: la revista de moda, consumo y frivolidad más famosa del mundo.

La entrega de Yalitza Aparicio está llena de significados.

Es una manifestación explícita del deseo del mexicano para calificar dentro del club que domina al planeta. Yalitza lo explica así en un vídeo: Cada cosa que ha formado parte de mi vida me ha llevado hasta este lugar (…) mi misión es seguir adelante, seguir luchando; siento que será la oportunidad para tantas personas de llegar a lo que quieren. Y, ¿qué quiso Yalitza? Aparecer en la portada de Vogue.

En reciprocidad, la publicación le acepta, le otorga un lugar de privilegio —la portada—, y celebra su novel carrera actoral. Una y otra se descubren, la revista y la actriz, y se diluyen las diferencias que separaban sus dos mundos.

En su fusión y descubrimiento mutuo, tanto la revista global como la oriunda de Tlaxiaco encuentran una ganancia: que vivan las marcas, la moda, y las imágenes estéticas finamente curadas para la fotografía y los vídeos de promoción.

Que se viralicen los vídeos; se hable de ella y de la revista. Que se venda. Que triunfe siempre el capitalismo, con Oaxaca rendido a sus pies a través de sus símbolos.

El subcomandante Marcos hizo algo similar con Chiapas, al colocar a San Cristóbal de las Casas en el escenario global tras pavonearse con europeos fifís que le pintaban de héroe.

El resultado fue que San Cristóbal está lleno de hoteles boutique y su mercadotecnia de El más mágico de los pueblos mágicos funcionó. Ahora es como un Disneyland, pero en lugar de playeras de Buzz Lightyear se venden rebozos multicolor, y las cafeterías cuelgan fusiles decorativos en sus paredes.

Yalitza Aparicio tiene mucho más mérito: no tuvo que utilizar armas, sino actuar. Es decir, ahora basta con la ficción. Con ello ha sido suficiente para firmar autógrafos en Nueva York, la ciudad más emblemática del capitalismo en nuestra generación.

Que Yalitza Aparicio firme contratos millonarios para próximas películas en Hollywood no es algo que deberá sorprendernos. Que socialice con lo más granado del arte y la sociedad, tampoco. Igualmente podría aparecerle un escándalo —son muy comunes en esa profesión—.

Pero lo que debemos celebrar, sin duda, es que sus decisiones harán sumamente funcional a Oaxaca dentro del sistema económico que nos rige. Y ese sistema es capitalista.

MEZCAL

Oaxaca logró ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) que no se le pueda llamar mezcal a los destilados de agave que no se producen ahí. Una señal más.

 

[email protected]

@soycarlosmota

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPapa Francisco, el campeón del mundo

Papa Francisco, el campeón del mundo