Y sin embargo se mueve… el Brexit y Morena

Lo ocurrido en Gran Bretaña se asemeja a lo que está pasando en México con la denominada Cuarta Transformación

Verónica Malo / El Heraldo de México /
Verónica Malo / El Heraldo de México /

Ayer, la primera ministra de la UK, Theresa May, anunció su dimisión efectiva a partir del 7 de junio. Finalmente se impuso en esa nación la visión de Nigel Farage, el populista detrás del impulso al partido independiente británico y al referéndum que optó por el Brexit. ¡Victoria!, claman. Pero, ¿puede decirse que la sociedad británica resultará victoriosa? Todo indica que ocurrirá lo contrario con la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Este acontecimiento viene al cuento pues, con la 4T en México, nos ocurre algo semejante. Una parte del equipo del gobierno federal aduce de razones globalizantes y neoliberales destructivas, pero cuyo combate en los últimos seis meses no ha hecho otra cosa que debilitar la frágil democracia liberal y la precaria libertad de mercados de la que aún gozamos. Así como lo hacen políticos británicos al clamar por recuperar al país con un afán nacionalista, centralizador, totalitario y proteccionista, aquí ocurre lo mismo con el discurso del combate a la corrupción y el fomento a la austeridad. Morena sólo ha logrado sembrar división entre los mexicanos. El Presidente insiste en convencernos de que la Tierra es plana. Infinidad de ejemplos para ilustrar lo anterior; aquí dos evidentes: 1) ante el desabasto de combustibles, producto de la guerra al huachicol, Andrés Manuel negó —en este caso más de tres veces— que existía ese desabasto y que se habían reducido las importaciones de gasolina al país. Días después se desdijo. 2) Ante el desabasto de medicamentos, de exámenes y de procedimientos médicos; frente al recorte de personal en hospitales e instituciones de salud, el Presidente afirmó que se trata de grilla infundada sembrada por el hampa del periodismo, y para darle sustento a dicha falsedad, filtra una lista (no completa) de periodistas dueños de medios de información, donde maliciosamente equipara a las personas físicas mencionadas a la personalidad moral/empresarial que detentan. No estoy tan segura que en este caso la Presidencia tenga la cortesía de rectificar; de completar, corregir, aclarar dicha información.

Bien hará la clase empresarial mexicana, así como los dos puentes que tiene el Presidente con ellos –Carlos Salazar Lomelí y Alfonso Romo—tomar nota de las lecciones que comparte la Unión Británica. No para cultivarse, no para saber un poco más de historia, sino para prepararse y responder de una manera inteligente, honesta y coordinada a lo que se avecina en México con la actual administración: la voluntad del pueblo y el resentimiento social por encima de las leyes del mercado, del crecimiento, de la tecnología y de la innovación. Esta administración no entiende de razones; no se abre, no escucha, no suma, no recula. La 4T se dibuja como una fuerza depredadora e incontenible; y los excepcionales casos en que no ha sido así, se ven ensombrecidos por el desfile de floreros y fuegos fatuos que son característicos del régimen. Morena y el Presidente federal insisten en que el Sol gira alrededor de la Tierra —esto es, que la gestión gubernamental va por buen camino. Sin embargo, aunque no guste, no debemos cejar en señalar lo evidente: Y sin embargo se mueve....

[email protected]

@MALOGUZMANVERO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo