Y quiere repetir otros cuatro años…

Quien encabece la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX no debe tener como prioridad el beneficio personal


Los últimos cuatro años la Comisión de Derechos Humanos (CDH) capitalina, son para olvidar. Desde que Perla Gómez la encabeza, vive entre escándalos y excesos.

 

Por fortuna este octubre podría terminar el periodo más lastimoso que ha tenido. Podría, decimos, porque Gómez quiere repetir. Buscará la reelección. Su salida o ratificación pasa por la ALDF, por eso la lupa debe estar sobre los 66 diputados.

 

Cerrarle la puerta a un segundo periodo, pasa por un ejercicio mínimo de memoria.

 

Hablar de Perla Gómez es hacerlo de quien, desde el día uno, dilapidó la buena imagen y reputación que tenía la Comisión. Es hablar de quien decidió que el 8% del total de la nómina de la CDH, se gastara en choferes con salarios de hasta 26 mil pesos cuando el ingreso promedio de profesionistas que integran el organismo va de los 7 mil 500 a los 17 mil 551 pesos mensuales, incluyendo médicos, psicólogos e investigadores. Es hablar de quien, además, se autoasignó dos coches y cuatro choferes, a quienes paga en conjunto 86 mil 478 pesos mensuales, y cinco secretarias, por las cuales eroga 149 mil 990 pesos mensuales en sueldos que llegan hasta los 66 mil pesos.

 

Es hablar de quien infló la nómina del organismo con la contratación de 100 nuevos empleados, pero antes despidió a 30 servidores públicos, entre asesores, visitadores y directores, pues no eran gente suya, lo que acarreó un costo de 11 millones de pesos a la Comisión.

 

Es hablar de quien decidió gastar 350 mil pesos en la comida anual para personal del organismo, cuando recién llegó al cargo. Y no, no se sirvió langosta o caviar. El menú fue de tacos al pastor y chilaquiles. Lo erogado en esa comida, rebasa por mucho lo que se gastó la Comisión en el mismo evento cuando ella no la presidía. En 2013, esa reunión costó 141 mil 474 pesos.

 

Es hablar de quien contrató a David Peña –defensor de anarquistas desde el Frente Oriente- como su número 2, a quien asignó un sueldo de 108 mil pesos mensuales. Peña abrió la puerta a quienes lanzaron botellas de agua e interrumpieron con insultos el discurso de Miguel Ángel Mancera en junio de 2014, durante el informe de Gómez.

 

Y podríamos seguir. La lista es larga. Las primeras planas que ha ganado Gómez han sido por escándalos.

 

La vara que dejaron Emilio Álvarez Icaza y Luis González Placencia estaba alta. Ambos fueron contrapeso cuando debían serlo y tuvieron en claro por qué y para qué era la defensoría en una ciudad de izquierda. Perla Gómez Gallardo extravió el rumbo y dio al traste con lo avanzado. En poco tiempo desprestigió una institución que si algo tenía, era legitimidad y credibilidad.

 

La CDMX merece que quien encabece la Comisión de Derechos Humanos tenga como prioridad la defensa de los derechos humanos, no su beneficio personal o de grupo. Gómez no debe repetir. Los capitalinos no lo merecemos.

 

-Off the récord

 

No una, sino  dos opciones tiene AMLO en la mesa para sustituir, en caso que el desgaste no se detenga, a Claudia Sheinbaum como la candidata de Morena a la Jefatura de Gobierno. Un hombre y una mujer… A propósito de suspirantes, el sábado que se registre Margarita Zavala ante el INE como aspirante independiente, que nadie se sorprenda si aparece arropada por panistas. Senadores, por ejemplo.

 

Columna anterior: Lavarse las manos

 

¿Te gustó este contenido?