¿Y por qué aplauden?

Los agroyuppies de la vieja generación confían en que la secretaría de Economía no vaya a sacrificar en la renegociación del TLC al sector agropecuario


El lunes pasado, la secretaría de Economía informó que el gobierno de Estados Unidos había dado a conocer las perversidades, perdón, los objetivos que buscará en la modernización del Tratado de Libre Comercio. 

Como ya se ha vuelto costumbre, la autoridad comercial recibió la noticia con beneplácito, casi con júbilo, argumentando que contribuirá a definir con mayor claridad los temas negociar y los tiempos. Ah, y que el gobierno de México trabaja para lograr un proceso de negociación constructivo que permita aumentar los flujos comerciales y de inversión y consolidar la cooperación y la integración económicas para fortalecer la competitividad de América del Norte, precisaron. ¡Pamplinas! Respondieron los observadores

 De entrada, nuestros principales socios comerciales quieren reducir de manera importante el déficit comercial que tienen con México; que sus productos agroindustriales crucen nuestra frontera como Johny por su casa, es decir, sin arancel ni barreras técnicas; hacer más estricto el proceso  de certificación  del origen de los insumos (reglas de origen) y eliminar el capítulo 19 del TLC sobre solución de controversias para aplicar sus leyes internas en antidumping , subvaluación y salvaguardas. En pocas palabras quieren hacer lo que se les pegue la gana. ¿Y a pesar de ello, Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray recibieron con agrado la noticia de que nuestros vecinos quieren negociar el TLC?  Preguntan los agroyuppies

De qué se quejan, señalan los observadores, si en la renegociación de los acuerdos azucareros (firmados el pasado 3 de julio), en donde nos bajaron hasta los calcetines, los Estados Unidos nos habían dado un adelantito de lo que iban a querer en el TLC,  y tanto Ildefonso Guajardo como Luis Videgaray  calificaron aquella negociación  de generosa y hasta ventajosa para nuestro país, porque nos habían dado la oportunidad de seguirles vendiendo azúcar aunque fuera en cantidades, calidades, precios y condiciones que ellos decidieran.

Los Agroyuppies de la vieja generación (quienes negociaron en 1993 el TLC) confían en que la secretaría de Economía no vaya a sacrificar en la renegociación del TLC al sector agropecuario, que es el de mayor crecimiento en la economía mexicana, y el que más le vende a Estados Unidos. Piden a los negociadores mexicanos que tomen en cuenta la opinión de la Sagarpa. No tanto del secretario José Calzada, pues éste anda en la grilla y al tema ni le entiende, pero sí a los prestigiados y reconocidos funcionarios de la dependencia que llevan años analizando la relación comercial con nuestros partners.      

 

AGENDA PREVIA 

Las telenovelas, los noticieros y los eventos deportivos, en ese orden, siguen siendo los programas que mayor nivel de audiencia de Televisa en todo el país. Las telenovelas se llevan de calle a la competencia, y algunos noticieros tienen un margen elevado sobre otros canales que compiten, según datos de Nielsen IBOPE México. 

 

Columna anterior: INE, como Ruiz Esparza

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota