¿Y la ética gubernamental?

En Torreón pretenden ahorrar 2.3 mdp en apoyos a familiares de policías desaparecidos

Gabriel Baducco / Así de sencillo / Heraldo de México
Gabriel Bauducco / Así de sencillo / Heraldo de México

Hay esposas, madres e hijos de 15 policías de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón, Coahuila, desaparecidos entre 2009 y 2012, que podrían quedarse sin el apoyo económico municipal que reciben por derecho legal, desde 2014.

¿Por qué? La desaparición es un delito que no prescribe. Mientras no aparezcan, se los presume vivos. La prensa local asegura que los familiares afectados recibieron un escrito firmado por el subsecretario de Asuntos Jurídicos del ayuntamiento, Jesús Ramón García Colores. En él, les piden realizar la declaratoria de presunción de muerte de sus desaparecidos. ¿Para qué? Si ellos aceptan la presunción de muerte, el ayuntamiento deja de estar obligado al pago de un porcentaje de los sueldos de los policías. Algunos de ellos firmaron el consentimiento, presuntamente bajo presión. O sea, el municipio está en posibilidades legales de quitárselos ya.

Esos apoyos económicos implican un costo anual que ronda los 2.3 millones de pesos. ¿Eso es lo que vale la seguridad económica de los familiares de quienes dieron la vida en el ejercicio de su profesión en una tarea de riesgo, al servicio de la comunidad? El ayuntamiento encabezado por el panista Jorge Zermeño tiene un presupuesto anual de nóminas de 890 millones de pesos. Es decir, el dinero destinado a estas 15 familias es apenas al alrededor de 0.22 % del dinero que tienen en ese rubro. Si alguien sabe por qué es tan indispensable ese ajuste y puede explicarlo desde un punto de vista en el que no sólo entren los números, sino también la ética gubernamental y una pizca de humanidad, seguramente habrá mucha gente interesada en escuchar el argumento. Así de sencillo.

En atención a la carta enviada a El Heraldo de México por 20 corresponsales de la agencia Notimex en el extranjero, pidiendo derecho a réplica sobre mi columna publicada el 12 de abril, reproducimos aquí algunos puntos de su texto: Es falso que los corresponsales recibiéramos gastos adicionales de representación y alquiler de vivienda. Notimex dejó incluso de cubrir los gastos operativos básicos del trabajo periodístico como el servicio telefónico, internet y suscripciones de prensa. Sólo cubría los gastos de coberturas especiales, solicitadas por la propia empresa, por escrito, en sitios fuera de nuestras plazas.

Como no recibíamos los gastos de representación a los que se refiere el señor Bauducco, es imposible que enviáramos facturas falsas de dichos gastos. Nosotros sólo comprobábamos gastos de coberturas especiales a las que la empresa nos mandaba fuera de nuestras plazas. Hasta hoy, Notimex jamás nos comentó irregularidad alguna en nuestros reportes. Sobre el punto anterior, el expediente de la Secretaría de la Función Pública es el 7089/2019.

Los corresponsales de Notimex aclaran que han presentado una queja ante la CNDH y una demanda laboral colectiva ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

@GABRIELBAUDUCCO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas