¿Y el altruismo de los partidos?

Ya casi estamos a la mitad de octubre y, por el momento, los partidos políticos recibieron sus prerrogativas íntegras. ¿Y los donativos a los damnificados?

La opinión pública se centró en la renuncia de Margarita Zavala al PAN y la cuarta ronda de negociaciones por el TLC. Eso dejó de lado el tema del financiamiento público a los partidos políticos y sus ‘buenas intenciones’ forzadas, claro, para donar parte de sus prerrogativas a los damnificados.

Ya casi estamos a la mitad de octubre y, por el momento, los partidos políticos -salvo el PRI- recibieron sus prerrogativas íntegras. ¿Y los donativos a los damnificados? ¿Y su fingido altruismo? ¿Y la eliminación del financiamiento público a los partidos? ¿Y los plurinominales? ¿Y todos los despedidos del PAN para ahorrar dinero y donarlo a los damnificados? ¿Y los 50 millones del PAN? ¿Y los 103 millones de MORENA? ¿Y los fideicomisos vigilados por nobles e intachables mexicanos para que no se roben el dinero?

¡Puro circo! Ya nadie habla de eso. En el fondo de su corazón los partidos y sus dirigentes no están dispuestos a renunciar a un solo peso. No nos engañemos. Es más, si pudieran tener más estarían felices. ¿Ya olvidaron la reforma electoral del 2007, cuando se legalizó la gratuidad de los tiempos en radio y televisión para los partidos? Aquella ocasión se nos vendió la idea de que la reforma pretendía hacer más justas y más baratas las elecciones. Los partidos políticos se ahorraron varios miles de millones de pesos con ese agandalle de publicidad en medios electrónicos y no devolvieron un solo centavo.

Falta el debate legal. Hoy es ilegal disponer de las prerrogativas para algo distinto a las actividades partidistas. Los líderes de los partidos NO pueden gastar dinero en lo que les dé la gana. Distintas voces autorizadas han calificado como populista, inequitativa y descabellada la propuesta de eliminar el financiamiento público a partidos políticos y a los plurinominales. Juristas, constitucionalistas, analistas y autoridades electorales coinciden. Claro que son dos temas por revisar a fondo. Sería sano disminuir las prerrogativas a los partidos y también el número de plurinominales, pero no por un ánimo populista y de coyuntura.

En México, las campañas políticas se llenan de mentiras, verdades a medias y promesas imposibles de cumplir. No olvidemos quiénes son. Como me dijo alguien de gran corazón: les falta empatía, humildad y humanidad.

BON APPÉTIT

Ricardo Anaya no tardó en gritar a los cuatro vientos que -con su renuncia- Margarita Zavala le está haciendo el juego al PRI y a la candidatura presidencial de José Antonio Meade. O tiene bola de cristal o el miedo no anda en burro, ¿verdad Ricardo?

Marco Antonio Leyva Mena, presidente municipal de Chilpancingo, tiene varias explicaciones pendientes. La más reciente tiene que ver con los 12 millones de pesos que le autorizó el Congreso de Guerrero para solucionar el grave problema de recolección de basura en la ciudad. El problema es que la basura sigue acumulada en las calles y el dinero se esfumó. El Congreso quiere saber qué hizo Leyva Mena con los 12 millones. Hay que algo que apesta en Chilpancingo. ¡Ups!

 

Columna anterior: Los Mígueles y los terremotos

¿Te gustó este contenido?